Washington. El ex máximo comandante de Estados Unidos en Afganistán, quien fue removido de su cargo luego de realizar comentarios despectivos sobre el presidente Barack Obama y sus asesores civiles, recibió una despedida de héroe de parte líderes afganos y del Pentágono.

"Mi servicio no terminó como yo habría deseado", reconoció el general Stanley McChrystal en su discurso de despedida en el que habló públicamente por primera vez desde el escándalo, expresando gratitud por su carrera militar y realizando bromas sobre su caída en desgracia y su futuro.

La ceremonia, que incluyó un saludo musical de la banda del Ejército, se dio un mes después de que McChrystal fue convocado a la Casa Blanca donde un enfadado Obama despidió al general que había liderado su nueva estrategia en Afganistán.

El humo cubrió el sitio del desfile en el que soldados formados daban al general de cuatro estrellas un ensordecedor saludo con 17 armas.

"Decimos adiós hoy a Stan McChrystal con orgullo y tristeza", dijo el secretario de Defensa Robert Gates, quien regresó desde Asia para presenciar la despedida del general en Fort McNair en Washington.

En la ceremonia participaron decenas de funcionarios, incluido el embajador de Afganistán en Estados Unidos, un reflejo de la buena relación de McChrystal con el Ejército y el Gobierno afganos a pesar del escándalo sobre los comentarios que él y sus asesores realizaron a un reportero de la revista Rolling Stone.

"Usted estableció las bases para nuestro triunfo final", dijo el embajador, Said Tayeb Jawad, a la multitud. "Lo recordaremos durante generaciones", agregó.

Gates dijo que el general era "uno de los mejores hombres de armas que su país ha producido" y reconoció que cumplió las órdenes de Obama con devoción.

Polémica. En el artículo de Rolling Stone, McChrystal hizo comentarios que menospreciaban al vicepresidente Joe Biden y al enviado especial de Estados Unidos en Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke.

Sus colaboradores fueron citados llamando "payaso" al asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Jim Jones, y diciendo que el presidente parecía intimidado y descomprometido en una reunión inicial con McChrystal.

"Hay malos entendidos sobre la lealtad y el servicio de algunos profesionales dedicados que posiblemente tomarán algo de tiempo, pero creo que seré corregido", dijo McChrystal sin entregar detalles.

"Miren, esto tiene la capacidad de ser una ocasión incómoda o incluso triste. Con mi renuncia, dejé una misión por la que tenía fuertes sentimientos. Puse fin a una carrera que amaba y que comenzó hace 38 años. Y dejé compromisos sin cumplir", agregó.

Declaró que estaba orgulloso de sus logros.

"A quienes están aquí esta noche y sienten que necesitan contradecir mis recuerdos con la verdad, recuerden que yo estuve allí también, tengo historias sobre todos ustedes, fotografías de mucho y conozco a un periodista de la Rolling Stone", bromeó.

El desafío de la industria arrocera ecuatoriana por encontrar una busca una nueva receta