Brasilia. La Policía Federal (PF) de Brasil detuvo este martes a los ex gobernadores del Distrito Federal (DF), donde se encuentra la capital Brasilia, José Roberto Arruda y Agnelo Queiroz, por presuntos desvíos en la construcción del estadio Mané Garrincha para la Copa del Mundo 2014.

     La entidad reportó que también fue preso el ex vicegobernador y presidente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) en Brasilia, Tadeu Filippelli.

La hipótesis investigada es que los funcionarios, mediante la intermediación de operadores, prepararon maniobras para simular procedimientos establecidos en los documentos de licitación.

     Se sospecha que los desvíos en la construcción del estadio Mané Garrincha, el más caro de las arenas construidas para el Mundial de Fútbol 2014, hayan alcanzado aproximadamente 900 millones de reales (US$275 millones, a valores actuales).

     Las obras fueron presupuestadas inicialmente en 600 millones de reales (US$184 millones), pero terminaron costando 1.575 millones de reales (US$480 millones).

     Arruda, del Partido de la República (PR), gobernó el DF entre 2007 y 2010, año en que dejó el cargo tras la Operación Pandora, que reveló un esquema de desvíos en la administración pública.

     En ese momento, Arruda, quien estaba afiliado al partido Demócratas (DEM), fue encarcelado durante dos meses.

     En tanto, Queiroz, del Partido de los Trabajadores (PT), fue electo gobernador en 2010 con Filipelli como vicegobernador, y ambos estuvieron al frente de la gobernación en la época de la Copa del Mundo.

     Este martes, la PF lanzó la Operación Panatenaico, mediante la cual fueron cumplidas 15 órdenes de registro, 10 de prisión temporal y tres para declaración coercitiva.

     El nombre del operativo se refiere al estadio Panatenaico, donde se celebraban las competiciones en la antigua Grecia, antes de la aparición de los Juegos Olímpicos.

     Entre los blancos de las acciones de la PF están funcionarios y ex funcionarios, constructores y operadores de sobornos a lo largo de tres administraciones del DF.

     La hipótesis investigada es que los funcionarios, mediante la intermediación de operadores, prepararon maniobras para simular procedimientos establecidos en los documentos de licitación.

     La renovación del estadio Mane Garrincha, a diferencia de otras sedes de la Copa del Mundo financiadas con dinero público, no recibió préstamos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), sino de la Terracap, el órgano administrador de tierras del DF.

     El órgano no incluía ese tipo de transacción financiera en su lista de actividades, pero aún así fue realizada.