Quito. Un jefe de un frente de la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fue detenido este lunes en territorio ecuatoriano, en una nueva muestra de fortalecimiento de la cooperación entre los vecinos andinos en la lucha contra los grupos rebeldes y el narcotráfico.

La ecuatoriana Agencia Estatal de Noticias Andes informó que efectivos de la Policía de Ecuador capturaron a Fabio Ramírez, alias Danilo, quien reconoció que se desempeñaba como el segundo al mando del Frente 48 de las FARC, que opera en la zona fronteriza entre Ecuador y Colombia.

Ramírez, quien era buscado por la Policía colombiana por presuntos actos de rebelión, fue detenido junto con su pareja cuando circulaba sin documentos de identificación por el sur de Quito.

"Las autoridades ecuatorianas solicitaron a sus pares de Colombia la contrastación de las huellas digitales para identificar a la pareja. Los detenidos declararon en las dependencias policiales que pertenecen al Frente Sur de las FARC", reportó la agencia Andes.

Los dos detenidos, de nacionalidad colombiana y quienes habrían permanecido durante una semana en Ecuador -según versiones no confirmadas de medios locales-, fueron puestos a disposición de un juez que deberá iniciar la deportación a su país de origen.

Quito y Bogotá, que restablecieron sus relaciones diplomáticas en diciembre después de una suspensión de casi tres años, han redoblado sus esfuerzos para cooperar en la lucha contra grupos los irregulares que se acentúan en la intrincada selva fronteriza de las dos naciones.

Fruto de ello, las autoridades ecuatorianas han frustrado varios planes de tráfico de drogas y han logrado la detención de guerrilleros dentro de su territorio que han sido entregados a la Policía colombiana para su procesamiento legal.

Uno de los miembros más importantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) detenido en Ecuador fue Simón Trinidad, integrante de la plana mayor del grupo rebelde que fue apresado en el 2004 en Quito y fue deportado a Colombia, que luego lo extraditó a Estados Unidos para ser juzgado.