México. Las autoridades mexicanas detuvieron a José María Chávez Magaña, presunto líder del cártel de narcotraficantes de la Familia Michoacana en el central Estado de México, informaron este miércoles fuentes oficiales.

Chávez Magaña, alias "el Pony", fue detenido en la noche del martes durante un operativo del Ministerio de Marina con apoyo de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía), dijo a Efe una fuente de esta última institución.

Por su parte, el titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, confirmó la detención de Chávez Magaña en una conferencia de prensa en la que precisó que las pruebas periciales realizadas por la Agencia de Investigación Criminal de la PGR ratificaron la identidad del individuo.

Rubido confirmó que fuerzas federales, coordinadas por el Ministerio de Marina, detuvieron el martes a Chávez Magaña, de 50 años, en el central estado de Guanajuato.

Añadió que al momento de su detención le fueron asegurados un vehículo, un arma corta, cartuchos y droga.

El funcionario indicó que horas antes de la detención de "el Pony" fue aprehendido Jesús Aguilar Jaime, presunto integrante del mismo grupo delictivo.

Ambos son sospechosos de delitos contra la salud (narcotráfico), así como de homicidio y extorsión.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigación sobre Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR, que deberá determinar en los próximos días si existen elementos suficientes para remitirlos a un tribunal para su procesamiento judicial.

Las detenciones se produjeron en momentos en que el Estado de México, vecino a la capital del país, vive una escalada de la violencia.

El lunes murieron 22 presuntos delincuentes en un enfrentamiento con fuerzas militares en el municipio de Tlatlaya, fronterizo con el sureño estado de Guerrero.

La Familia Michoacana surgió como respuesta a la penetración en Michoacán del cártel de Los Zetas, al que logró sacar de la región a base de decapitaciones y tejiendo redes de complicidad con autoridades locales.

Sin embargo, en los últimos años ha operado en la zona del Estado de México colindante con Guerrero y Michoacán, luego de que sufriera una fractura interna en diciembre de 2010 que dio lugar a la formación del cártel de los Caballeros Templarios.

En poco tiempo esta nueva organización desplazó a la Familia, que recibió un duro golpe con la detención en junio de 2011 de su dirigente Jesús "el Chango" Méndez, y logró controlar las operaciones de producción y tráfico de droga en Michoacán.

Las células de la Familia Michoacana, una organización que las autoridades mexicanas prácticamente daban por desaparecida, mantienen una pugna con varios grupos criminales que operan en la convergencia de los tres estados.