Caracas. Venezuela detuvo a 8 colombianos acusándolos de espiar su sistema eléctrico con el objetivo de sabotearlo, dijo este martes el ministro del Interior, Tareck El Aissami, en momentos en que el país atraviesa una severa crisis energética que golpea a la popularidad del Gobierno.

El funcionario dijo que a los detenidos se les incautó una cámara fotográfica con imágenes de subestaciones eléctricas y documentos en inglés, según señaló una nota de la agencia estatal de noticias ABN, que recogió unas declaraciones de un programa de televisión.

Los colombianos capturados están a la orden de una fiscalía militar y fueron aprehendidos antes de la Semana Santa, dos de ellos en el central estado Aragua y los otros seis en el suroccidental estado Barinas, añadió.

El Aissami dijo que era un elemento "preocupante" la nacionalidad de los detenidos, mientras Caracas y Bogotá están en medio de la crisis diplomática que lleva varios meses y que ha colocado a las relaciones binacionales en un punto mínimo.

Los arrestos coinciden con la fuerte escasez de electricidad que vive Venezuela, uno de los principales exportadores de petróleo del mundo, que ha obligado a las autoridades a racionar el servicio y ha generado prolongados y frecuentes apagones, afectando la producción nacional y la atribulada economía local.

El presidente Hugo Chávez asegura que la larga y fuerte sequía derivada del fenómeno climatológico de "El Niño", así como la mala gestión de los gobiernos que le precedieron, son los causantes de la coyuntura.

Pero sus adversarios aseguran que la negligencia, la desinversión y la corrupción durante sus 11 años en el poder son las causantes de la crisis.

El Gobierno socialista de Chávez ha tomado una serie de medidas para ahorrar energía y evitar que la represa del Guri, de donde se genera la mayor parte de la electricidad del país, siga en declive hasta alcanzar el punto de "colapso" de 240 metros sobre el nivel del mar.

El martes, su cota estaba en 249,5 metros.

En un intento por ahorrar electricidad, Chávez extendió la semana pasada el feriado de la Semana Santa -para incluir lunes, martes y miércoles-, pero expertos dijeron que la penitencia fue mayor al beneficio logrado.

En tanto, las primeras lluvias se asomaron desde el fin de semana en varias partes del país, lo que para algunos es indicativo de que la época de sequía estaría llegando a su fin.