Bogotá. El optimismo que desde hace un par de semanas viene rondando los pasillos de la misión permanente de Colombia ante las Naciones Unidas está a punto de volverse realidad.

Este martes es la elección de cinco de los diez miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y, según la embajadora colombiana ante el organismo, Claudia Blum, el país cuenta con 145 votos a favor de su aspiración, es decir, 17 más de los necesarios para ocupar una curul durante los próximos dos años.

A pesar de que ha surgido la sensación de que fue durante la visita del presidente Juan Manuel Santos a la ONU que se cocinó la aspiración, Blum aseguró que este es el resultado de cuatro años de trabajo diario y que es normal que hasta ahora se estén recogiendo los frutos.

“Desde 2006 se ha venido trabajando, pero fue sólo hasta hace tres semanas, cuando volvimos a presentar el endoso del Grupo de América Latina y el Caribe (Grulac), que hemos venido consolidando la mayoría de los votos. Es algo que siempre pasa”, afirmó la diplomática colombiana.

De igual manera, sostuvo que, como miembro no permanente, Colombia va a poder compartir la experiencia y la capacidad técnica que tiene en temas como la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, el delito transnacional y la erradicación de las minas antipersonales.

De ser elegida, Colombia sustituirá a México y acompañaría a Brasil como representante latinoamericano en el Consejo.