Buenos Aires. La justicia argentina sentenció este martes a 25 años de prisión a Reynaldo Bignone, último gobernante de facto del país, por aplicar tormentos y privar de la libertad a 56 personas detenidas en un campo clandestino.

El juicio oral y público sentenció a Bignone, de 82 años, y a otros seis generales acusados de los mismos delitos realizados en 1976.

La justicia lo condenó "a las penas de 25 años de prisión e inhabilitación absoluta y perpetua a accesorias legales y al pago de las costas", dijo la sentencia.

Agregó que la sentencia debe cumplirse en un establecimiento penitenciario federal.

Bignone gobernó Argentina entre 1982 y 1983 durante el llamado Proceso de Reorganización Militar, como se autodenominó la dictadura instaurada en 1976.

El Proceso de Reorganización entregó el poder en medio de un caos económico y tras la derrota bélica en la guerra de las Islas Malvinas contra Gran Bretaña en 1982.

El juicio contra Bignone y otros funcionarios de la dictadura, como Santiago Omar Riveros, Fernando Verplaetsen, Jorge García, Eugenio Guañabens Perelló y Carlos Tepedino, busca esclarecer responsabilidades por delitos cometidos en Campo de Mayo, la guarnición más representativa del Ejército Argentino y que fue convertida en un centro de detención clandestino.

Bignone entregó el poder a Raúl Alfonsín, electo en elecciones generales en 1983.