La justicia de Costa Rica sentenció este miércoles al ex presidente Miguel Angel Rodríguez a cinco años de prisión por cargos de corrupción, en un escándalo por la entrega de millonarios contratos de telecomunicaciones.

Rodríguez, de 71 años y que gobernó de 1998 al 2002, fue declarado culpable de instigar una serie de sobornos millonarios para funcionarios de su administración en el 2001, a cambio de entregar contratos a la fabricante de equipos para telecomunicaciones Alcatel, dijo la jueza Rosaura García.

"Dicho comportamiento de Rodríguez Echeverría se adecua al delito de corrupción agravada en la modalidad de cohecho", dijo la jueza.

"La sanción aca determinada es de cinco años porque estimamos que con su proceder se produce una grava afectación a la probidad en la función pública", agregó.

Rodríguez recibió más de US$500 mil dólares de los US$14 millones entregados entre funcionarios de gobierno y ejecutivos del estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), dijo la fiscal Criss González.

Rodríguez recibió más de US$500 mil dólares de los US$14 millones entregados entre funcionarios de gobierno y ejecutivos del estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), dijo la fiscal Criss González.

Rodríguez ha negado haber aceptado sobornos ni tenido tratos con Alcatel, señalando que las acusaciones eran parte de un complot en su contra.

José Antonio Lobo, un ex asistente de Rodríguez y otrora alto ejecutivo del ICE, fue testigo principal en el caso, dijo la fiscal.

Lobo testificó que recibió más de US$2 millones para la entrega del contrato a Alcatel, y que entregó una parte a Rodríguez a su solicitud.

Rodríguez reconoció haber aceptado dinero de Lobo pero hasta después de concluido su mandato, y como parte de su recaudación de fondos para financiar su campaña por la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ganó en 2004 pero que dejó tras un mes en el cargo para hacer frente a los cargos de corrupción.

A finales del 2010, en un juicio en Estados Unidos, Alcatel Lucent acordó pagar más de US$137 millones  (unos 104 millones de euros) para solucionar las demandas que la acusaban de haber gastado millones de dólares en sobornos para conseguir contratos en Costa Rica, Honduras, Taiwán y Malasia.

La sentencia de Rodríguez es una de las más bajas dictadas el miércoles por la justicia costarricense en el caso.

Varios ex ejecutivos del ICE recibieron penas de hasta 15 años en prisión.