Panamá. El Ministerio Público de Panamá ordenó la detención preventiva del ex jefe del Consejo de Seguridad Gustavo Pérez, uno de los ex funcionarios del gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014) indagados por el caso de los "pinchazos" telefónicos ilegales, informó este martes una fuente judicial.

El abogado Armando Fuentes anunció ya que recurrirá la orden de detención de Pérez, ex director de la Policía, pues se le notificó "sin la presencia de sus abogados" y además sin suficientes "méritos", toda vez que los delitos que se le imputan tienen penas mínimas de dos años.

Pérez, que está acusado de atentar contra la intimidad y las comunicaciones privadas, rindió este lunes declaración indagatoria ante el fiscal auxiliar, Marcelino Aguilar, y este martes fue interrogado nuevamente durante dos horas.

Después fue trasladado a la prisión preventiva de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) de la Policía Nacional (PN), donde también está recluido Alejandro Garuz, quien fue director ejecutivo del Consejo de Seguridad en la pasada administración.

"Consideramos que el señor Gustavo Pérez ha dicho lo que él sabe (...) realmente él no tiene absolutamente nada que ver con la intervención telefónica", aseveró el abogado.

Sin embargo, el fiscal auxiliar Aguilar aseveró este lunes que "hay pruebas contundentes" contra los exfuncionarios de Seguridad, que se han podido recabar en las computadores portátiles que pertenecían al Consejo.

En 2014, el gobierno del presidente panameño, Juan Carlos Varela, inició una investigación administrativa por una trama de interceptaciones ilegales de comunicaciones telefónicas, por internet y hostigamiento a opositores, periodistas y empresarios.

Esa investigación determinó que los equipos modernos de interceptación de comunicaciones fueron comprados por el gobierno de Martinelli en Israel a través del Programa de Ayuda Nacional (PAN), una entidad creada para atender de urgencia las necesidades de los más pobres.