Tegucigalpa. Un juez de Honduras dictó el viernes prisión preventiva provisional de Luis Shucry Kafie, un importante empresario del sector de energía, involucrado presuntamente en el peor escándalo de corrupción en dos décadas en el estatal sistema de seguridad social, dijo la Corte Suprema.

El escándalo en el que se desfalcó unos 200 millones de dólares en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) también golpea al presidente Juan Orlando Hernández, quien admitió haber recibido fondos en su campaña de compañías participantes en el episodio.

Miles de ciudadanos salen casi a diario a las calles en diferentes ciudades para protestar por el caso de corrupción, mientras la oposición exige la renuncia de Hernández.   

Kafie, acusado por el cargo de estafa, es ejecutivo de una compañía que firmó contratos por 118.8 millones de dólares para proveer equipo médico y mantenimiento a precios sobrevalorados, según investigadores del Ministerio Público.

"El juez que conoció su primera declaración ha dictado detención judicial al señor Luis Shucry Kafie y ha sido remitido a la cárcel temporalmente", dijo la portavoz de la Corte Suprema de Justicia, Bárbara Castillo, a reporteros.

La decisión de cárcel podría ser revocada o confirmada en una nueva audiencia la próxima semana, dijo Castillo.

El empresario en una declaración escrita previa a su presentación voluntaria ante un juzgado que había ordenado su arresto, negó responsabilidad en el episodio de corrupción, igual que la empresa que proveyó los equipos y servicios al instituto.

Kafie, es también ejecutivo de Luz y Fuerza de San Lorenzo (LUFUSSA), una de las dos empresas más poderosas del país que proveen energía a la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y de la más grande compañía de productos lácteos del país.