La Paz, Xinhua. El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño dijo este martes que 18 naciones americanas apoyan el traslado de la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de Washington, Estados Unidos, a uno de los 25 países que firmaron y ratificaron la Convención Interamericana de Derechos Humanos (CADH).

"Son 18 Estados que consideran que la sede de la CIDH debe estar en un Estado parte (de la Convención). De tal manera que habrá que pasar a discusión este tema siendo que hay proyecto de resolocuión", dijo Patiño, quien preside la "Conferencia de Estados Parte de la Convención Americana de Derechos Humanos", en Tiquipaya, Bolivia.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA) encargado de la promoción y protección de los derechos humanos en el continente; integrada por siete miembros independientes, su sede está en Washington, DC, a pesar de que Estados Unidos no firmó la Convención Interamericana de DH.

La OEA agrupa a 35 naciones americanas, pero no todas se han adherido a la CADH.

Los países que han firmado y ratificado la CADH o "Pacto de San José" son: Argentina, Barbados, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, El Salvador, Grenada, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Suriname, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

De ellos, según Patiño 18 países consideran que la sede de la CIDH debe estar en un Estado parte de la CADH, decisión que se tiene prevista incluir en la resolución que se tome este martes en la localidad boliviana ubicada en el departamento de Cochabamba para presentarla ante la OEA, dijo Patiño, que asiste con 23 colegas americanos a la cita.

La propuesta de cambio de sede de la CIDH, que surgió en la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), es respaldada entre otros países por Argentina, Bolivia, Brasil Costa Rica, Guatemala, México y Perú.

Perú y Costa Rica se han ofrecido para ser sede de la CIDH.

Patiño dijo que el cambio de sede de la CIDH debe formar parte de una agenda de transformaciones que comenzó a ser debatida por 20 cancilleres y representantes de la región, bajo un compromiso de trabajo, "sin prisa, pero sin pausa".

El canciller recordó que la Asamblea General de la OEA formó una comisión para evaluar los cambios que reforzarán a la CIDH para hacerla más operativa, a la altura de los cambios del mundo.

"Una comisión informará los cambios para mejorar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, tenemos que estar a la altura de los desafíos que vivimos los países, se van a discutir varias propuestas y al finalizar el evento vamos a hacer conocer un documento como resultado de este trabajo", señaló.

El pasado 13 de abril los países miembros de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) debatieron en Guayaquil, Ecuador, las reformas y el cambio de sede de la CIDH y aspectos relacionados con la universalidad del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH), con una declaración en la cual se oficializan estas peticiones.