Diez observadores internacionales elaborarán un informe sobre la transparencia del referendo que se celebra en las Malvinas relativo a su estatus político y cuya votación concluye hoy.

La mayoría de los malvinenses ya votaron el domingo, cuando muchos fueron a los centros electorales con banderas y se unieron a una caravana de coches que recorrió las calles de Port Stanley, donde también se vio gente montada a caballo con enseñas británicas.

Al término de la votación de este lunes -a las 18.00 hora local (21.00 GMT)-, del recuento y el anuncio del resultado, los observadores informarán a la prensa de su trabajo en estos dos días, dijo a Efe Juan Henao, estadounidense de origen colombiano encargado de coordinar este análisis.

El Gobierno local no ha querido facilitar la lista de estas diez observadores de distintos países que han venido para el plebiscito, por considerar que se trata de un trabajo independiente, pero Henao informó de que su labor en Malvinas es "puramente técnica".

Según explicó Henao en un breve encuentro con Efe, hay dos observadores de Nueva Zelanda, dos de Canadá, dos de EEUU, además de un mexicano, un brasileño, un chileno, y un uruguayo, en su mayoría miembros de Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

Se trata de Brad Smith y Juan Henao (EEUU), Alisha Tod y Andrés Hoxos (Canadá), Wyatt Creech y Richard Barker (Nueva Zelanda), Elaine Souza (Brasil), Laura Herrejon (México), Samuel Valenzuela (Chile) y Jaime Trobo (Urubuay), según Henao.

El coordinador de este grupo explicó a Efe que ellos recibieron un encargo de la ONG canadiense Canadem, dedicada a la promoción de la democracia y que ha supervisado la transparencia de otros votaciones en distintos países.

"Se trata de un proceso técnico, que todo sea transparente. Nosotros somos personas técnicas,", insistió Henao, quien explicó que esta semana se reunirán todos en Puerto Stanley antes de abandonar este sábado las islas en el único vuelo semanal comercial que tiene las Malvinas con Suramérica.

Unos 1.650 malvinenses tienen derecho a votar en esta consulta, en la que deben responder con un "si" o un "no" a la pregunta de si quieren seguir formando parte del Reino Unido.

Este referendo ha sido convocado por el Gobierno de las islas en respuesta a la reclamación argentina de la soberanía de las Malvinas y su continua exigencia a Londres para iniciar una negociación.

El Gobierno argentino se niega a incluir a los malvinenses y busca negociar sólo con el Gobierno central de Londres.

Con el plebiscito, auspiciado por el Gobierno británico y cuyo resultado Argentina no reconoce, se espera que los malvinenses refrenden su voluntad de permanecer bajo soberanía británica.