Brasilia. En la conmemoración a los supervivientes del Holocausto, la presidenta brasileña Dilma Rousseff dio un claro respaldo a la defensa de los derechos humanos, demostrando así un cambio de postura respecto a la política exterior que desarrollaba el ex mandatario Luis Inácio Lula da Silva.

"Mi gobierno será un incansable defensor de la igualdad y de los derechos humanos en cualquier parte del mundo", remarcó la mandataria.

Durante el gobierno del ex presidente Lula da Silva, Brasil estableció una estrecha relación con el régimen iraní, a cargo de Mahmud Ahmadinejad, quien avala la pena de muerte y niega el Holocausto, según informó Infobae.

"Nosotros no somos un pueblo que odia, ni un pueblo que respeta el odio, por ello Brasil tiene una posición histórica que nos enorgullece", remarcó Rousseff.

"Dilma Rousseff tiene hoy una posición diferente de la sostenida por el presidente Lula en el pasado", analizó el titular de la Confederación Israelita de Brasil, Claudio Lottenberg, de acuerdo al diario El Mundo.