Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB), volvió a perder apoyo entre los electores y tiene ahora solamente 25% de las intenciones de voto (nueve puntos menos que a comienzos de septiembre), y podría hasta ser desplazada del segundo puesto por el socialdemócrata Aecio Neves, que marcha tercero con 20%.

Según el Datafolha, esas cifras indican que la elección se definirá el 26 de octubre en una segunda vuelta, en la que Rousseff derrotaría hoy a cualquiera de sus rivales. En una disputa con Silva, la actual presidenta sería reelegida con el 49% de los votos, frente al 41% de la ambientalista, lo que significa que, en la última semana, amplió de cuatro a ocho puntos su ventaja sobre la candidata del PSB. Si su rival en la segunda ronda fuese Neves, Rousseff conquistaría hoy la reelección con 50% de los sufragios, frente al 41% del senador del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Según el director del Instituto Datafolha, Marcos Paulino, de mantenerse la tendencia de desgaste de Silva y de aumento de apoyo a Neves, los dos políticos podrán protagonizar una disputa voto a voto por el pase a la segunda vuelta. "La tendencia actual apunta hacia una disputa muy dura por el pase a la segunda ronda", expresó Paulino. El sondeo se basa en entrevistas realizadas a 7.520 electores entre lunes y martes, y tiene margen de error de dos puntos porcentuales, hacia arriba o hacia abajo.

Similares resultados mostró paralelamente otro sondeo del instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadísticas Ibope, divulgado en un programa de TV Globo.