La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue reelegida este domingo para un nuevo mandato de cuatro años, según confirmó el presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), José Antonio Dias Toffoli.

Cuando se había escrutado el 98 % de los votos de las elecciones presidenciales, el magistrado dijo en una rueda de prensa que el resultado favorable a Rousseff frente al candidato socialdemócrata Aécio Neves era ya irreversible.

En el último boletín del tribunal, ya con el 99,52 % del censo escrutado, la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) obtenía 51,59 % de los votos, frente al 48,41 % de Neves, que poco después reconoció su derrota.

Ese resultado confirmó que, como pronosticaban todos los sondeos, la segunda vuelta de los comicios se definió por un ajustadísimo margen y que Brasil sale dividido de las que han sido las elecciones más reñidas de su historia.

Rousseff había quedado primera en las elecciones celebradas el 5 de octubre pasado, con 41,59 % de los votos frente al 33,55 % de Neves, pero como no superó el preceptivo 50 % debió enfrentar una nueva votación.

El presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski, calificó las elecciones como "una verdadera fiesta de la democracia".

"Brasil vive desde el advenimiento de la constitución en 1988 un momento de democracia plena e instituciones republicanas plenamente consolidadas", destacó Lewandowski en la misma rueda de prensa.

El tribunal también informó de que se registraron 1.052 delitos electorales, en su mayoría la difusión de propaganda electoral en los colegios electorales, lo que está prohibido.

Toffoli también afirmó que 3.238 urnas electrónicas, que representan el 0,75 % de las 428.894 usadas, tuvieron que ser sustituidas por problemas técnicos.