La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, no ha decidido todavía si ella o su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, serán los candidatos de su partido en las próximas elecciones del 2014, dijo un importante ministro en una entrevista publicada el miércoles.

El ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo, dijo que Rousseff, que asumió la presidencia el 1 de enero, era una candidata probable "si ella tuviera el deseo de postularse". Pero agregó que primero necesitaría hablarlo con Lula, quien sigue siendo extremadamente popular.

"No veo ese tema siendo resuelto sin una conversación entre ellos dos". Todavía es muy pronto", dijo Bernardo en una entrevista publicada en la página web del diario Folha de S.Paulo.

Un funcionario del gobierno dijo a Reuters la semana pasada que Rousseff ha planteado la idea de no volver a postularse en conversaciones privadas, aunque la suposición en el palacio presidencial sigue siendo que lo hará. La fuente habló bajo condición de anonimato por lo sensible del tema.

Los comentarios de Bernardo, que es cercano tanto de Rousseff como de Lula, se dan mientras la presidenta lidia con una crisis política entre su base de aliados en el Congreso y con una economía que está mostrando claros signos de desaceleración después de un boom en los últimos años.

Rousseff sigue siendo popular entre la mayoría de los brasileños, pero ha luchado para mantener unida la coalición gobernante en el Congreso.

Lula, quien gobernó Brasil desde el 2003 al 2010, no pudo presentarse a un tercer mandato consecutivo debido a que la ley lo prohíbe. Su apoyo a Rousseff, quien era jefa de gabinete de su Gobierno, fue clave para que ganara la elección del año pasado.

Lula ha dicho repetidamente en los últimos meses que Rousseff será su candidata del partido en el 2014.