Sao Paulo. La presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, no ratificaría en su puesto al jefe del banco central mayormente debido a la aversión del funcionario a recortar rápido las tasas de interés, dijo este domingo el diario O Estado de S. Paulo, citando una fuente cercana al tema.

Rousseff, quien ganó las elecciones en segunda vuelta el domingo con cerca de un 56 por ciento de los votos válidos, quiere que el banco central señale que el costo de los créditos caerán durante su primer año de Gobierno sin arriesgar la estabilidad económica de Brasil, informó el diario.

Según el periódico O Globo, que citó personas con conocimiento directo de los planes, Rousseff posiblemente resistirá la presión de aliados para nombrar un nuevo jefe austero con fuertes credenciales en la lucha contra la inflación.

Rousseff quiere que a alguien más en línea con su postura política pro crecimiento a la cabeza del banco, agregó O Globo.

Un portavoz del banco central en Brasilia declinó comentar ambos reportes. Asesores de la campaña de Rousseff no pudieron ser inmediatamente contactados por Reuters.

El presidente saliente Luiz Inácio Lula da Silva nombró a Henrique Meirelles, actual jefe del ente emisor, a comienzos del 2003 para ayudar a tranquilizar a inversores de que su Gobierno no permitiría que la inflación se disparara.

Meirelles lanzó la llamada tasa Selic poco después de su nombramiento y rápidamente se ganó la confianza de los mercados.

El papel del presidente del banco central ha sido un frecuente centro de controversia durante los casi ocho años de Lula en el poder.

Aliados de Lula, pese a que han alabado los esfuerzos de Meirelles por mantener precios al consumidor bajo control, han reclamado que tasas de interés más altas ponen un freno sobre el crecimiento económico.

Brasil tiene el costo de crédito más alto entre las 20 mayores economías del mundo, un hecho que lo convierte en caro tanto para consumidores como para empresas que buscan nuevos préstamos para gastar.

Críticos también dicen que tales tasas altas están atrayendo capital especulativo desde el extranjero, impulsando el valor de la divisa del país, el real, y afectando las exportaciones brasileñas.

Ninguno de los diarios mencionó algún posible candidato para el puesto de jefe del banco central.

A Meirelles se le ofrecer el puesto de embajador brasileño en Estados Unidos, reportaron los periódicos.

Meirelles, ex presidente mundial de Fleet Boston Corp., parece estar interesado en la idea, señaló Estado.