Sao Paulo. La candidata oficialista a la presidencia de Brasil, Dilma Rousseff, rebatió este miércoles las críticas de su principal contendor respecto a que no tiene experiencia para administrar el país y admitió que no sabía de "todo", por lo que necesita de un equipo para gobernar.

Rousseff, elegida personalmente por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva para la sucesión y abanderada del Partido de los Trabajadores (PT), nunca ha disputado una elección.

"No soy del tipo presuntuoso, que cree que todo lo sabe y que todo lo hace. Yo necesito de un equipo", dijo la candidata ante alrededor de 1.300 personas que asistieron a un mitin en Praca da Sé, un área verde en Sao Paulo.

El factor "experiencia" ha reaparecido en esta campaña presidencial. El tema fue ampliamente utilizado en las elecciones de 2002, en que Lula ganó el voto popular para su primer mandato.

Para aquella disputa y para otras elecciones anteriores a las que se presentó como candidato, Lula era criticado por adversarios que decían que le faltaba práctica para asumir la dirección del país, dado que nunca antes había ocupado cargos ejecutivos.

Durante el mitin en Sao Paulo, Rousseff se valió del eslogan de la oposición, "Brasil puede más", para criticar a su principal contendor, el ex gobernador de Sao Paulo, José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

"Ellos dicen que pueden hacer más. Y cuando estaban en el Gobierno, ellos podían más, e hicieron menos. Nosotros elevamos la condición de vida del pueblo brasileño", declaró.

La candidata oficialista también insistió en la superación de los prejuicios y defendió el voto de la mujer. Afirmó que si las mujeres pueden ser profesoras, empresarias y tener otras profesiones, también pueden ocupar la presidencia de la República.

Rousseff trata de aumentar su nivel de aprobación entre el electorado femenino y vencer a Serra, que cuenta con la ventaja entre las electoras.

La ex jefa de gabinete del gobierno de Lula escogió el mayor estado del sudeste del país para cumplir su agenda en el segundo día oficial de campaña.

Originalmente, Rousseff tenía programada una caminata por el centro de Sao Paulo a las 11.00 hora local, pero el lugar del evento fue cambiado a última hora por sus asesores.