Brasilia. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se comprometió a asentar entre 30.000 y 35.000 familias de trabajadores rurales en una reunión con representantes del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) en el Palacio de Planalto, dijo el ministro de Desarrollo Agrario, Pepe Vargas.

El compromiso ocurre un día después de que una movilización con cerca de 20.000 personas ocupara la Plaza de los Tres Poderes en Brasilia para exigir una reforma agraria.

La manifestación dejó un saldo de 30 policías y dos manifestantes heridos, según un balance de la Policía Militar del Distrito Federal.

En la reunión con la presidenta, los dirigentes del MST pidieron que fueran asentadas 100.000 familias este año, a lo que el gobierno respondió que el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra) carece de capacidad operacional para asumir ese compromiso.

El MST también propuso la utilización para la reforma agraria de terrenos irrigados en el Noreste que están desocupados.

Rousseff determinó la creación de un grupo de estudio para evaluar la posiblidad de aprovechar esos terrenos y establecer cuántas familias podrían ser asentadas.

De acuerdo al ministro Vargas, el gobierno quiere evitar que los asentamientos sean hechos sin calidad.

"Es obvio que ellos (el MST) presentaron un montón de reivindicaciones y, de forma correcta y no demagógica, no vamos a dar una respuesta facial para satisfacer sólo en aquel momento", resaltó.

Vargas afirmó que en la reunión con la mandataria no fue tratado el tema de la manifestación del miércoles, pero señaló que el gobierno repudia cualquier forma de violencia en las protestas.

Reconoció que los líderes del MST actuaron para evitar excesos de algunos manifestantes.

"Gracias a eso no hubo un desborde mayor como ocurre en otros movimientos. Justamente porque es un movimiento con liderazgo político definido con agenda específica y un movimiento con disposición a dialogar con la institucionalidad democrática de este país", consideró.

El gobierno y el MST divergen sobre la cantidad de familias que fueron asentadas desde que la presidenta Rousseff asumió el cargo en enero de 2011.

Según el ministro Vargas, fueron asentadas 75.000 familias en el período, mientras que el MST reconoce sólo 39.000.