La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó desde Finlandia que su gobierno no está involucrado en ningún esquema de corrupción, en alusión a los desvíos ilegales en la petrolera estatal Petrobras.

"Mi gobierno no está involucrado en ningún escándalo de corrupción. No es mi gobierno el que está siendo acusado actualmente", expresó la mandataria a la prensa al lado del presidente del país escandinavo, Sauli Niinisto, con el que se entrevistó este martes.

Rousseff respondió de esta manera a las declaraciones hechas la víspera por el presidente del Congreso Nacional de Brasil, Eduardo Cunha, quien se refirió al escándalo de corrupción de Petróleo Brasileño Sociedad Anónima (Petrobras) como el "mayor del mundo".

"Creo que el objetivo de la oposición puede ser inviabilizar la acción del gobierno, pero la acción del gobierno no será inviabilizada por la oposición, por muchos pedidos de 'impeachment' (juicio político) que hagan", dijo la mandataria brasileña.

La jefa de Estado se encuentra de viaje oficial en Escandinavia desde el pasado 17 de octubre.

Primero viajó a Suecia y la víspera llegó a Finlandia, donde tuvo un almuerzo con el presidente y posteriormente se reunirá con empresarios con miras a atraer inversiones a Brasil.

A su vez, Cunha, quien pertenece al oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) -principal aliado del gobierno-, hace unos meses rompió a título individual con el Ejecutivo.

El legislador se distanció del gobierno en represalia por las investigaciones a las que es sometido por la Fiscalía de Brasil por su presunta vinculación con el caso de corrupción en Petrobras.

Autoridades judiciales brasileñas investigan cuentas bancarias en Suiza en las que supuestamente desvió dinero cobrado ilegalmente de Petrobras, algo que él niega a pesar de las evidencias mostradas por el Ministerio Público.

El escándalo ha salpicado a medio centenar de políticos, entre ellos el ex tesorero del gobernante Partido de los Ttrabajadores (PT) de Rousseff, João Vaccari, quien ha sido condenado a 15 años de prisión por cobrar sobornos con fondos públicos desviados de la petrolera.