Brasilia. La candidata del partido gobernante de Brasil, Dilma Rousseff, superó por primera vez a su principal rival en la campaña para la elección del 3 de octubre, según un sondeo dado a conocer el sábado.

Rousseff, quien promete continuar con las políticas favorables a la inversión del Partido de los Trabajadores, recibió un 38 por ciento de las preferencias, frente al 35 por ciento de José Serra, el ex gobernador del estado de Sao Paulo, según mostró el sondeo de Vox Populi.

Un sondeo en abril de la misma firma mostró que Serra superaba a Rousseff con un 34 por ciento contra un 31 por ciento.

La mayoría de los analistas considera a Rousseff como la favorita para ganar la elección debido a la fortaleza de la economía y la popularidad del saliente presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, mostró un reciente sondeo de Reuters.

Lula no puede buscar un tercer mandato consecutivo porque está prohibido por la Constitución.

El sondeo Vox Populi dijo que Rousseff, ex jefa de gabinete de Lula, ha mejorado en los recientes sondeos luego de una mayor exposición nacional, ella ha estado viajando frecuentemente con Lula.

La economía de Brasil, una de las de más rápido crecimiento en el mundo en los últimos años, también se está recuperando del impacto de la recesión mundial, una tendencia que podría ayudar a Rousseff, de 62 años, a convertirse en la primera mujer presidenta de Brasil.

Marina Silva, una ex ministra de medioambiente y actual candidata presidencial del Partido Verde, registró un 8 por ciento de apoyo en el sondeo, un alza de un uno por ciento respecto de abril. Ella debe lanzar su candidatura de manera oficial el domingo.

Serra, de 68 años, está haciendo hincapié en su experiencia en el poder Ejecutivo durante su campaña. Además de haber gobernado el estado de Sao Paulo, el corazón industrial de Brasil, es ex alcalde de Sao Paulo y ex ministro de las carteras de salud y planificación bajo el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, predecesor de Lula.

Serra también ha dicho que no se apartará de las políticas económicas fundamentales de Lula. Se cree que tanto Serra como Rousseff están a favor de un mayor papel del gobierno en la economía.

El sondeo Vox Populi consultó a 2.000 personas entre el 8 y el 13 de mayo, y tiene un margen de error de 2,2 puntos porcentuales.