Río de Janeiro. El jefe de la Fuerza Nacional de Seguridad de Brasil, el coronel Adilson Moreira, dimitió este jueves de su cargo tras divulgar una carta muy crítica con el gobierno y la presidenta del país, Dilma Rousseff, informaron hoy fuentes oficiales.

Moreira era uno de los principales responsables por la organización del operativo de seguridad para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Su exoneración fue publicada este jueves en el Diario Oficial de la Unión.

La prensa brasileña divulgó hoy la carta que el coronel había mandado hace unos días a otros miembros de la Fuerza Nacional de Seguridad, en la que se decía "avergonzado" por la situación política que vive Brasil y que su familia le exigía dejar el cargo.

"Mi familia lo exige, pues no se precisa ser muy inteligente para saber que somos dirigidos por un grupo sin escrúpulos, incluyendo a la Presidenta de la República", dijo Moreira, quien alegó sufrir un "conflicto ético" al servir a un gobierno con gran crisis política y del cual dijo que "no está interesado en el país, sino en mantener el poder a cualquier costo".

Su renuncia llega a pocos meses de que Río de Janeiro sea la sede de los Juegos Olímpicos, que se celebrarán en el mes de agosto y en los que la Fuerza Nacional de Seguridad tendrá un importante papel respecto a la vasta operación de vigilancia que será ejecutada.

El Ministerio de Justicia divulgó un comunicado en el que asegura que las declaraciones del coronel "son muy graves" y pudieran suponer "una falta disciplinaria y un gesto de deslealtad administrativa", por lo que ha iniciado una investigación que pudiera redundar en algún tipo de sanción.