Brasilia. El ministro de Agricultura de Brasil renunció este miércoles a raíz de las acusaciones de corrupción que involucraron a sus principales asesores, sumando el cuarto secretario de Estado que deja el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff en siete meses.

Wagner Rossi, quien estuvo en el gobierno del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, presentó su dimisión, según un comunicado del Ministerio.

La salida de Rossi es la última de una serie de dimisiones que han sumado preocupaciones en el gobierno de Rousseff, que sólo lleva siete meses y que presenta tensiones en su rebelde coalición que han complicado las principales decisiones en materia económica.

Rossi es un destacado líder del PMDB, el partido mayoritario de la coalición gobernante, que ha tenido un deterioro en las relaciones con Rousseff en los últimos meses. La salida de Rossi probablemente empeore esa relación.

Las recientes renuncias incluyen a poderosas figuras como Antonio Palocci, ex jefe del gabinete de Rousseff y percibido como uno de los favoritos entre los mercados internacionales.

Un importante funcionario del ministerio de Agricultura había dejado el cargo a principios de este mes, tras reportes de prensa respecto a que habría permitido que un grupo de presión estableciera una oficina en el ministerio para ayudar a empresas a obtener contratos a cambio de pagos ilícitos.