Río de Janeiro. El hasta este viernes ministro de Turismo de Brasil, Henrique Alves, quien presentó este jueves su dimisión al presidente interino Michel Temer, aseguró en una carta que no quiere "avergonzar" al gobierno y que las "ilaciones" sobre él serán esclarecidas.

Henrique Alves fue citado en la delación premiada del ex presidente de Transpetro y ex diputado federal Sérgio Machado, en la que dijo que habría cobrado 1,5 millones de reales (unos US$420.000) entre 2008 y 2014 procedentes de la red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

"El momento nacional exige actitudes personales en favor de un bien mayor. El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), mi partido hace 46 años, fue elegido para sacar Brasil de una crisis profunda. No quiero crear vergüenzas o cualquier dificultad para el gobierno, en sus propias palabras, de salvación nacional. Así, con esta carta, entrego el honoroso cargo de ministro de Turismo", justificó Alves.

"Estoy seguro de que todas las ilaciones envolviendo mi nombre serán esclarecidas. Confío en nuestras instituciones y en nuestro estado democrático de derecho. Por esto, me dedicaré a enfrentar las denuncias con serenidad y transparencia en las instancias debidas", completó.

Alves, que también fue ministro de Turismo con Dilma Rousseff, es el tercer miembro del gabinete de Michel Temer que cae en poco más de un mes en el cargo, tras Romero Jucá (ministro de Planeamiento) y Fabiano Silveira (Transparencia), a quienes Machado grabó conversaciones telefónicas en las que criticaban las investigaciones del caso Petrobras y buscaban formas para pararlas.

Alves divulgó una carta que el propio Michel Temer le envió tras conocer su dimisión en la que le agradece su "dedicación y lealtad".