El presidente reelecto de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, aseguró este sábado en su discurso de proclamación, que Hugo Chávez "seguirá siendo presidente más allá del 10 de enero" pese a su delicado estado de salud.

Cabello, ratificado como presidente del Poder Legislativo por los diputados del gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), apoyó así la tesis de que no es necesaria la juramentación de Chávez ante el Parlamento para continuar su mandato.

El artículo 231 de la Constitución Nacional establece que el presidente o presidenta electo por los votos de los venezolanos será investido en su cargo ante la Asamblea Nacional (AN) el 10 de enero de su primer año de mandato.

Sin embargo, a cinco días de la fecha fijada para el evento, está prácticamente descartada la posibilidad de que Chávez regrese a tiempo desde Cuba, donde convalece luego de una operación contra el cáncer.

Recién el 3 de enero, el gobierno venezolano reveló que el jefe de Estado sufre una insuficiencia respiratoria a causa de una "severa" infección pulmonar, lo que implica que el gobernante recibe ayuda mecánica para respirar.

La tesis del gobierno, esbozada por el vicepresidente ejecutivo, Nicolás Maduro, y apoyada este sábado por el diputado Cabello, afirma que al no haber cambio de la figura presidencial, el acto de toma de posesión es "un formalismo".

"El comandante Chávez tiene un permiso otorgado por la Asamblea Nacional para estar fuera del país y lo vamos a hacer cumplir", dijo el presidente del Parlamento.

En efecto, la AN otorgó el pasado 9 de diciembre un permiso por tiempo indefinido a Chávez para viajar a Cuba y someterse a una cirugía contra el cáncer que padece, así como permanecer en la isla por el tiempo necesario para su recuperación.

Sin embargo, el permiso fue concedido dentro de un período constitucional y el próximo 10 de enero inicia el siguiente, lo cual ha generado en Venezuela diversas interpretaciones.

Voceros de la oposición de derecha han afirmado que la imposibilidad de Chávez de presentarse a su acto de juramentación abre los mecanismos de "falta temporal" o incluso la "falta absoluta", establecidos en la Constitución venezolana.

"El 10 de enero no es causa para declarar falta alguna. Las causales de la falta absoluta están establecidas en la Constitución y están bien claras", enfatizó Cabello.

El artículo 233 de la Carta Magna venezolana señala que habrá falta absoluta del presidente en los casos de muerte, renuncia, destitución decretada por el Tribunal Supremo de Justicia, incapacidad física o mental permanente, abandono del cargo o revocación popular de su mandato.

En tal sentido, el gobierno venezolano confía en la recuperación del mandatario pese a que sufre de un agresivo cáncer en la región pélvica que ha reaparecido luego de tres cirugías y sesiones de quimio y radioterapia.

Con sus declaraciones de este sábado, el diputado Cabello pareció decir la última palabra sobre lo que sucederá el próximo 10 de enero ante la ausencia casi segura del presidente Chávez en Venezuela.

"La Constitución la vamos a hacer cumplir y el que quiera otra interpretación que vaya a las instancias correspondientes", exhortó a los diputados de oposición presentes, en alusión al recurso de solicitar una interpretación del texto constitucional al Tribunal Supremo de Justicia.

El presidente Hugo Chávez fue operado contra el cáncer por cuarta vez en La Habana el pasado 11 de diciembre y aunque el gobierno venezolano informó que la intervención fue exitosa, el mandatario ha sufrido complicaciones postoperatorias.

Horas después de la intervención, Chávez presentó una hemorragia que fue controlada por el equipo multinacional que lo atiende, encabezados por médicos cubanos, con la asesoría de venezolanos, brasileños, rusos y españoles.

Más tarde, el día 17 de diciembre, el gobernante desarrolló una infección pulmonar que no ha remitido 19 días después y que derivó en la insuficiencia respiratoria que padece.