La Habana. Diplomáticos estadounidenses se reunirán este martes con familiares de presos políticos cubanos que rechazan su liberación a cambio del exilio en España, dijeron opositores, en lo que sería la primera participación visible de Washington en la excarcelación de los disidentes.

La reunión podría destrabar la situación de algunos de los 15 presos políticos que se niegan a marcharse a España, en base a un acuerdo logrado este mes por el presidente cubano Raúl Castro y la Iglesia Católica.

Once de los opositores encarcelados desde 2003 ya fueron liberados y volaron a Madrid. Otros nueve seguirán sus pasos en las próximas horas, según dijo el canciller español Miguel Angel Moratinos.

"Parece que (la reunión con los familiares) es para ofrecer a los que quieren ir a Estados Unidos que pueden ir", dijo Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo que el compromiso de Castro de liberar en los próximos meses a 52 opositores -un tercio del total de disidentes presos- era una "señal positiva".

Washington ha dicho estar dispuesto a ofrecer asilo político a quienes califiquen, a diferencia de España que les ha ofrecido estatus de inmigrantes.

Representantes de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana no estuvieron inmediatamente disponibles para comentar sobre la reunión del martes.

Esposas de varios presos políticos convocadas al encuentro dijeron desconocer el motivo.

"No sabemos para qué es" la reunión, dijo Berta Soler, una de las líderes del grupo de familiares de presos políticos Damas de Blanco.

Su esposo Angel Moya, condenado a 20 años de cárcel, es uno de los presos políticos que se niegan a abandonar Cuba.

Cuba ve a los disidentes como mercenarios a sueldo de Estados Unidos, al que acusa de conspirar desde hace medio siglo para derribar su sistema socialista.