Buenos Aires. La Cámara de Diputados de Argentina dio media sanción en la madrugada del miércoles a un proyecto de ley que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo, que ahora deberá ser tratado por el Senado para convertirse en ley.

Si la Cámara alta aprueba el proyecto, lo que podría ocurrir en los próximos días, Argentina sería el primer país de Latinoamérica, una región donde predomina el catolicismo, que extiende el derecho de casamiento a homosexuales pese a la oposición de la Iglesia Católica.

"Estamos igualando derechos de la manera más genuina", dijo el diputado Agustín Rossi, líder del bloque oficialista en la Cámara baja.

"No era lo mismo unión civil que matrimonio, era seguir estigmatizando, seguir diciéndoles: son distintos, pueden hacer hasta acá, el resto, las otras cosas están reservadas para nosotros", agregó.

La Ciudad de México es el único otro lugar en Latinoamérica donde los homosexuales tienen los mismos derechos que las parejas heterosexuales para casarse y adoptar niños. Uruguay permite a los homosexuales adoptar niños pero no contraer matrimonio.

Los líderes católicos en la región han descrito al matrimonio homosexual como "perverso" e inmoral.

En el mundo, sólo un puñado de países autorizan el matrimonio entre homosexuales, entre ellos, Holanda, Suecia, Portugal y Canadá. En Estados Unidos, las parejas homosexuales puede casarse en cinco estados y en Washington, D.C., mientras que la mayoría de los estados lo prohíben.

La capital argentina es conocida entre los turistas por ser un destino "gay friendly", con bares, hoteles y locales comerciales destinados especialmente a clientes homosexuales.

En los últimos meses, cinco parejas homosexuales se casaron en Argentina, luego de que jueces locales autorizaran cada uno de los casos.