Asunción. Un curioso proyecto de ley, que contempla la integración de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) con una empresa israelí denominada Telemenia (de la familia Kurz) -en una empresa mixta- es analizado hace varios meses en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo de la Cámara de Diputados de Paraguay.

El plan se inició con la presentación de una propuesta ante la comisión especial de seguimiento de Itaipú, supuestamente para la cancelación de US$18.000 millones, a cambio de una concesión del uso de su energía excedente por 15 años, pudiendo ampliarse por otros 15 años más. Se publicó la propuesta, pero nada más.

Había sido que el proyecto avanzó, sin ser puesto a consideración de la opinión pública por el proyectista Pedro González, del PLRA, y mucho menos por las autoridades del ente eléctrico.

La información llegó al diario ABC mediante la copia de una nota que había sido remitida el día 16 de agosto al titular de la ANDE, Germán Fatecha, desde la citada comisión, presidida por el diputado Blas Lanzoni (PLRA).

En la misma se menciona que la convocatoria es para “proseguir con el estudio del proyecto de ley que había sido presentado por el diputado Pedro González”.

Agrega que el plan es para “autorizar la creación de una empresa mixta, público-privada, entre la compañía estatal ANDE y la firma internacional Telemenia, de Israel".

El proyecto en cuestión, de “asociación estratégica” según la misiva, se encuentra en estudio en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo y “goza del total apoyo” de los distintos sectores políticos, ya que el mismo redundará en el “desarrollo industrial, comercial, económico, laboral y social del país”.

El proyectista consultado por este diario dijo que están trabajando en el plan desde hace seis meses, y que se trata de una empresa seria, con inversiones en generación de energía en numerosos países.

“Esta empresa está interesada en comprar la energía excedente de la ANDE (de Itaipú, en realidad), que el Brasil consume; además propone invertir la suma de US$10.000 millones”, manifestó el legislador. Dijo también que la empresa desea construir líneas de transmisión, cobrando royalties por su uso.