El histórico dirigente del brazo político de ETA Arnaldo Otegi afirmó que pedir la disolución de la organización separatista vasca es una actitud “inmadura” y refleja el “auténtico miedo” que existe ante el nuevo escenario del País Vasco.

Además, en sus primeras declaraciones de este jueves desde el anuncio del “cese definitivo” de la actividad armada de ETA, Otegi muestra su respeto por “todos los que han sufrido y sufren las consecuencias de la violencia", aunque sin mencionar expresamente a las víctimas de la violencia etarra.

Cuando se cumple una semana de la histórica declaración de ETA, el ex portavoz de la ilegalizada Batasuna hizo pública una carta escrita desde la cárcel de Logroño, donde cumple condena, en la que se felicita por la “valiente” decisión de la organización separatista.

En la misiva, que reproduce en su propia web, Otegi considera que el anuncio del pasado 20 de octubre acredita “la indiscutible sinceridad y honestidad” de la apuesta de la izquierda abertzale “por las vías exclusivamente democráticas” y “satisface plenamente nuestros compromisos con el pueblo vasco y la comunidad internacional”.

“Hemos tenido que convencer a nuestros cuadros y militantes de la necesidad de adoptar la estrategia más eficaz para conseguir nuestros objetivos políticos”, explica.

“Para intentar que no llegáramos hasta aquí nos detuvieron, encarcelaron y condenaron, además de desarrollar nuevas razzias policiaco-judiciales y mantener el recorte de libertades fundamentales”, afirma Otegi, criticando la actitud del gobierno español.

“Y ahora tratan de cavar nuevas trincheras: “primero no había novedad, luego era insuficiente”, después “la pelota esta en su tejado” ¿y ahora?...Ahora como los unionistas en Irlanda hablan de “disolución”, dice.

“Esta es una actitud ciertamente inmadura y refleja el auténtico miedo que existe al nuevo escenario, pero sencillamente se acabarán las excusas”, sentencia, despejando dudas sobre una eventual declaración de ETA en ese sentido.

En opinión Otegi, quien ha sido clave en el proceso que forzó a ETA a realizar su declaración, lo que toca ahora es “resolver las consecuencias del conflicto y construir un marco de paz y libertad justo y duradero”.

Por otro lado, Otegi felicita al lehendakari (jefe de gobierno vasco), el socialista Patxi López, por plantear para la futura convivencia la necesidad de Memoria, Justicia y Verdad como la izquierda abertzale viene manifestando desde siempre”.

En la víspera, el ministro de Justicia español, Francisco Caamaño, abrió la puerta a la liberación de Otegi "si está dispuesto a avanzar en la buena dirección”, aunque el gobierno español insiste en que no tomará ninguna decisión que afecte a los presos de ETA antes de las elecciones generales del próximo 20 de noviembre.