Santiago. La dirigente del pueblo mapuche Natividad Llanquileo acusó este lunes al presidente chileno Sebastián Piñera, de derecha, de ignorar las demandas de la principal etnia del país, al cumplirse 50 días del ayuno que cumplen cuatro jóvenes comuneros en prisión.

"Es inaceptable que el presidente haya mantenido silencio frente a la delicada situación de los huelguistas", dijo Llanquileo, en medio de una masiva manifestación en la capital chilena, en conmemoración del inicio de la colonización europea en América.

Los jóvenes activistas mapuche Daniel Levinao Montoya, Rodrigo Montoya Melinao, Erick Montoya Montoya y Paulino Levipán Coyán se mantienen en ayuno en protesta por la condena de 10 años de prisión que les fue dictada por su presunta participación en un ataque contra policías.

La condena es rechazada por los huelguistas que niegan su participación en los hechos.

"Nuevamente se ve cómo quiere gobernar con quienes están de su lado; creo que hay un problema aquí bastante complicado", dijo la dirigente.

"Hay de por medio una huelga de hambre; por lo tanto, esa debiera ser la prioridad y debieran ser escuchados, en vez de andar creando conflictos donde simplemente no han solicitado su presencia", agregó Lanquileo.

Piñera anunció la semana pasada que visitaría la zona de Ercilla, una localidad situada en la Región de la Araucanía, unos 900 kilómetros al sur de Santiago y conocida como una zona conflictiva, asociada al reclamo mapuche de devolución de sus tierras ancestrales.

Los ayunantes fueron hospitalizados el martes pasado luego de presentar descompensaciones, y luego de mantenerse durante 27 días sin ingerir líquidos, medida que finalmente los jóvenes resolvieron deponer, aunque continuarán en el ayuno, informaron los grupos de apoyo.

La mayor etnia originaria del país reclama que se les está aplicando la polémica Ley Antiterrorista por los actos de reivindicación histórica del pueblo mapuche.

La ejecución de la normativa para aplacar el conflicto con los indígenas ha sido rechazada por organizaciones humanitarias y por los observadores de las Naciones Unidas para los pueblos indígenas, el mexicano Rodolfo Stavenhagen y el estadounidense James Anaya.

En la tradicional marcha en favor de los pueblos originarios y en rechazo a la llegada de Cristóbal Colón a América el 12 de octubre de 1492, y que convocó hoy a unas 12.000 personas en Santiago, hubo señales especiales de solidaridad con los huelguistas y expresiones de preocupación por su salud.