La Habana. El disidente cubano Guillermo Fariñas, debilitado tras 34 días en huelga de hambre, rechazó este lunes una oferta del gobierno español de enviar a la isla un avión ambulancia para llevarlo a España, dijo su madre.

Fariñas, un psicólogo de 48 años, comenzó su ayuno el 24 de febrero tras la muerte del preso político Orlando Zapata, después de 85 días en huelga de hambre. Reclama la liberación de 26 presos políticos enfermos.

"El dijo que no quería ir para España exiliado", dijo Alicia Hernández por teléfono a Reuters desde la habitación del hospital en la ciudad de Santa Clara, 270 kilómetros al este de La Habana, donde su hijo está internado.

La embajada de España en La Habana declinó comentar sobre la oferta.

Pero según Hernández, un consejero de la embajada la llamó el domingo para ofrecerle enviar un avión ambulancia para trasladar a su hijo a España.

Es la tercera vez este mes que el gobierno español le ofrece la posibilidad de irse a España. Y es la tercera vez que Fariñas la rechaza.

El disidente ha perdido alrededor de 13 kilos de peso desde que empezó su huelga de hambre.

El fin de semana tuvo fiebre alta a raíz de una infección y los médicos debieron retirarle una sonda por donde le suministran alimentación y líquidos por vía intravenosa.

Su madre dijo que el lunes amaneció sin fiebre y la presión arterial se ha estabilizado.