La Habana, Andina. El disidente cubano y Premio Sajarov 2010 del Parlamento Europeo, Guillermo Fariñas aseguró este viernes haber iniciado una nueva huelga de hambre y sed para protestar por la muerte el mes pasado del opositor Juan Wilfredo Soto, ocurrida según la disidencia a causa de una paliza policial.

"He comenzado una huelga de hambre para que sean encausados los autores directos del asesinato de Juan Wilfredo Soto García", dijo Fariñas a la agencia DPA, en conversación telefónica desde su vivienda en la ciudad de Santa Clara, en el centro de Cuba.

El psicólogo titulado de 49 años instó además al gobierno del presidente Raúl Castro a que "haga un pronunciamiento público en el que se comprometa, y lo cumpla en la práctica, a no golpear más a los opositores no violentos en las calles".

Soto, residente también en Santa Clara, murió en la noche del 7 de mayo en el hospital, después de que, según Fariñas y otros miembros de la disidencia, fuera golpeado por agentes al detenerlo en un parque público de la ciudad tres días antes.

No obstante, tanto el gobierno de Castro como familiares del fallecido y médicos citados por la prensa oficial negaron que se produjera tal golpiza. Según la versión oficial, Soto, de 46 años, murió a causa de una "pancreatitis aguda" tras haber sido ingresado con un "dolor abdominal intenso" del que fue tratado por médicos.

El gobierno consideró que las acusaciones de la supuesta paliza policial se tratan de "una nueva campaña difamatoria" contra la isla.