Roma. El fallo que el Tribunal Constitucional de Italia emitió esta semana abrió la puerta a nuevas elecciones en el país un año antes de lo previsto, pero aún se desconoce si el panorama político polarizado permitirá acordar los términos en los que se realizarán.

El primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, asumió el poder en diciembre y se convirtió en el cuarto primer ministro consecutivo que llega al cargo sin una votación nacional.

Gentiloni fue nombrado después de la renuncia de Matteo Renzi, quien dimitió tras el fracaso de un referendo sobre una iniciativa constitucional que defendía.

El estilo discreto de Gentiloni y la fatiga política generalizada luego de una dura campaña de seis meses antes del referendo constitucional han dado paso a un período de relativa tranquilidad, pero pronto podrían salir a la luz los desacuerdos entre las principales facciones políticas italianas.

El estilo discreto de Gentiloni y la fatiga política generalizada luego de una dura campaña de seis meses antes del referendo constitucional han dado paso a un período de relativa tranquilidad, pero pronto podrían salir a la luz los desacuerdos entre las principales facciones políticas italianas.

El panorama político en Italia está dividido entre tres principales grupos: el Partido Democrático dirigido por Renzi y Gentiloni, el Movimiento Cinco Estrellas encabezado por el comediante y activista Beppe Grillo, y Forza Italia, fundado por el ex primer ministro y magnate de los medios Silvio Berlusconi.

El Partido Demócrata, el más grande del país, está dividido en lo que respecta a las nuevas elecciones. Los simpatizantes de Renzi dentro del partido están a favor de la votación, según el presidente de la Universidad John Cabot, Franco Pavoncello, para consolidar la posición de Renzi como abanderado del partido.

En contraste, la considerable facción opositora a Renzi dentro del partido prefiere que las elecciones se realicen a mediados de 2018 conforme a lo previsto, con la esperanza de que Renzi haya perdido popularidad para entonces.

Al parecer, Renzi cuenta con las nuevas elecciones: recientemente presentó una nueva página web destinada en parte a rehabilitar su imagen luego de su derrota de alto perfil del año pasado. La página lo muestra vestido casual y con la frase: "Hay muchas formas de empezar. Y volver a empezar".

Por otra parte, Grillo y el Movimiento Cinco Estrellas desempeñaron un papel clave en la derrota de la propuesta de Renzi en diciembre y consideran tener un buen desempeño en las nuevas elecciones, especialmente bajo el sistema actual que conduciría a un gobierno inestable en el que el Movimiento Cinco Estrellas puede jugar su característico papel disruptivo.

El Movimiento Cinco Estrellas no manejaría el gobierno dado que es casi seguro que no podrá obtener una mayoría absoluta y que siempre se ha rehusado a formar coaliciones con cualquier otro partido.

Berlusconi, de 80 años de edad, dijo en una entrevista publicada el viernes en "Il Foglio" que estaría de acuerdo con las nuevas elecciones sólo si los diversos partidos pueden acordar enmiendas a las leyes electorales para permitir un gobierno más estable, algo a lo que Grillo y sus aliados se oponen.

"Ha habido mucha especulación en el sentido de que se podrían realizar pronto elecciones", dijo Pavoncello. "Pero no estoy seguro de cuándo podrían celebrarse".