Un grupo de dominicanos de ascendencia haitiana se congregó este martes por segundo día consecutivo en los alrededores de la Junta Central Electoral (JCE), encargada del registro civil nacional, ante la supuesta negativa de la entidad de entregarles las cédulas de identidad y electoral.

La vigilia, que se extenderá hasta este miércoles, es organizada por el grupo Reconoci.do, un movimiento que promueve el reconocimiento de dominicanos descendientes de haitianos.

El motivo de la actividad es denunciar una resolución adoptada por la JCE en 2007 que prohíbe expedir actas de nacimiento a ciudadanos descendientes de extranjeros que no hayan probado la residencia o estatus legal de sus padres.

La medida fue aprobada para depurar el registro civil de fraudes cometidos en el pasado, sin embargo, defensores de nacionales descendientes de haitianos aseguran que la medida es una herramienta de tipo político para retirarle a éstos la nacionalidad dominicana.

Isidro Belique, de 24 años, uno de los participantes de la vigilia, dijo a Efe que desde 2007 vive "una situación penosa" por la falta de sus documentos de identidad, lo que le impide trabajar o inscribirse en la universidad.

"Tengo una vida hecha aquí, nunca he ido a Haití, pero no puedo estudiar, no puedo lograr un trabajo digno, no puedo tener un pasaporte y no puedo elegir (en las elecciones)", subrayó el joven nativo de la oriental provincia de San Pedro de Macorís.

En tanto, Altagracia Jean Joseph, de 27 años, dijo que "más que negarnos la entrega de actas de nacimiento, lo que buscan es desnaturalizarnos" y lamentó el hecho de que, hasta el momento, el Estado no haya buscado una solución "homogénea" a esta situación que afecta, según denuncias, a miles de dominicanos de origen haitiano.

La vigilia inició la noche del lunes y, de acuerdo con algunos de los participantes, la Policía detuvo "injustificadamente" durante unas horas a unos 15 miembros del grupo a los que tras dejar en libertar le retuvo pertenencias personales como teléfonos móviles.

Entre los detenidos figura el sacerdote Mario Serrano, director del Centro Bonó, una de las entidades que integran Reconoci.do.

El presidente de la JCE, Roberto Rosario, advirtió hace unos meses que "no regalará" la ciudadanía a persona alguna que no complete los requisitos constitucionales para obtenerla, ni cederá ante "ningún tipo" de ataque de sectores amparados en una supuesta defensa de los derechos humanos.

Dichas declaraciones se produjeron poco después de que el Parlamento de Haití aprobó la doble nacionalidad para sus ciudadanos, más de un millón de ellos residentes en la fronteriza República Dominicana, según cifras oficiales locales.