El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este jueves a otros líderes de la OTAN que Estados Unidos nunca dejará de combatir al terrorismo, al tiempo que calificó los ataques de Manchester como "salvajes" y "bárbaros".

Si bien acusó también a los miembros de la OTAN que gastan poco en defensa de adeudar "grandes cantidades de dinero" a la alianza militar, Trump dijo que él y sus aliados expulsarán a los yihadistas e instó a todas las naciones a hacer lo mismo.

"Nunca renunciaremos a nuestra determinación de derrotar al terrorismo y lograr una seguridad, prosperidad y paz duraderas", afirmó Trump tras inaugurar un monumento por los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington en la sede de la OTAN.

"El terrorismo debe ser detenido o... el horror que vieron en Manchester y tantos otros lugares continuará para siempre", sostuvo Trump, en referencia al ataque suicida del lunes en la norteña ciudad inglesa que dejó 22 muertos, incluyendo a varios niños.