El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, reemplazó a los principales responsables de llevar adelante su campaña con el objetivo de modificar su imagen que está en caída libre según las últimas encuestas frente a su contrincante Hillary Clinton. De esta forma, un directivo del portal de noticias conservador Breibart News, Stephen Bannon, se convertirá en presidente ejecutivo de la campaña republicana. Por su parte, Kellyanne Conway, hasta ahora asesora y analista de encuestas de la candidatura de Trump y de su compañero de fórmula, el gobernador Mike Pence, del estado de Indiana, será la jefa de campaña, precisó la agencia EFE.

Y Paul Manafort, actual presidente de la campaña republicana, permanecerá en el cargo, aunque las nuevas incorporaciones le restarán competencias y responsabilidad en el equipo de Trump, según precisaron medios locales.

Los cambios llegan apenas dos días después de que Manafort fuera acusado por The New York Times de recibir durante seis años casi US$13 millones procedentes de un partido prorruso en Ucrania.

El mismo periódico aseguró que entre las transacciones dudosas había un acuerdo por US$18 millones para vender activos de una televisión por cable a un consorcio montado por Manafort y el oligarca ruso Oleg Deripaska, aliado del presidente Vladimir Putin.

Según las fuentes, con los nuevos cambios en el equipo de Trump, que se producen a tres meses de las elecciones, el candidato pretende dar un impulso a su controvertida campaña y recuperarse de la caída en los índices de popularidad frente a la demócrata Hilary Clinton.