Nueva York. Los donantes internacionales ofrecieron este miércoles US$5.300 millones a Haití, superando las expectativas de una campaña mundial para reconstruir al país tras el devastador terremoto de enero.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo a periodistas al final de la conferencia de donantes de un día en la sede de Naciones Unidas que los compromisos "mucho más altos que lo esperado". El organismo mundial había previsto recaudar US$3.900 millones en la conferencia para ayudar al empobrecido país caribeño en los próximos dos años.

Cerca de 120 países también realizaron compromisos a largo plazo por un total de US$9.000 millones, una cifra que incluye los US$5.300 millones de ayuda en el corto plazo.

"Este es el pago inicial que Haití necesita para una renovación total como país. Es la única forma de reconstruir mejor", declaró Ban.

Ban había pedido donaciones rápidas como respuesta a una solicitud de la ONU por US$1.400 millones en ayuda humanitaria para Haití, que incluso antes del terremoto del 12 de enero era el país más pobre del hemisferio occidental.

Hasta el momento, la solicitud había recibido sólo la mitad de los fondos, lo que había planteado temores de que la temporada de lluvias podría acarrear desastres para los cerca de 1,2 millones de haitianos que quedaron sin hogar por el desastre.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, co-anfitriona de la reunión de este miércoles, dijo que su país comprometería US$1.150 millones de dólares para la recuperación a largo plazo, que indicó debe ser planeada y ejecutada por el gobierno de Haití.

"La ayuda es importante, pero la ayuda nunca ha salvado a un país. Nuestra meta será el dar poder al pueblo haitiano. Ellos son quienes realizarán el trabajo de reconstruir Haití mucho después de que haya terminado nuestra participación", declaró.

La secretaria de Estado contó con la presencia en el escenario de su marido, el ex presidente Bill Clinton, enviado especial de la ONU para Haití, que coordinará los esfuerzos de ayuda en el país.

Un plan haitiano. La reunión de la ONU buscaba financiar un plan de recuperación del gobierno de Haití que incluye descentralizar la economía para crear puestos de trabajo y riqueza fuera de Puerto Príncipe, la capital, donde viven cuatro millones de personas.

El presidente haitiano, René Preval, agradeció a los donantes y dijo a periodistas que su país "debe aprovechar la oportunidad que tiene ahora".

"Llamo a mis compatriotas haitianos a entender el esfuerzo que ha hecho ahora la comunidad internacional y la responsabilidad que tenemos ahora en el interés de nuestro país a responder rápida y apropiadamente", declaró Preval.

El primer ministro haitiano, Jean-Max Bellerive, dijo que su gobierno, que vio a todos sus ministerios desplomarse, tenía una visión para el futuro de Haití, pero necesitaba de ayuda.

Las agencias de ayuda manifestaron que la tarea por delante es enorme. Haití, que ya era el país más pobre del hemisferio occidental, vio cómo 300.000 de sus ciudadanos morían en un terremoto de magnitud 7, que mermó al gobierno y causó daños estimados entre US$8.000 y US$14.000 millones.

Ban dijo que Naciones Unidas usaría un sistema basado en internet para revisar si los fondos se están gastando como fue acordado.

En los hacinados y miserables campamentos de sobrevivientes del sismo en la capital haitiana de Puerto Príncipe, miles clamaron este miércoles por necesidades básicas. Lluvias nocturnas mojaron los albergues artesanales y convirtieron en barro los caminos.

"Necesitamos agua, comida, baños, salud, luz y tiendas de campaña... alojamiento", dijo Silverin Nono, líder electo de un campamento de sobrevivientes que emergió en una ladera llamada Bas-Canaan, al norte de Puerto Príncipe.

La agencia internacional de ayuda Oxfam dijo que aunque el total de fondos comprometidos era impresionante, los países deben asegurarse de que sea nuevo dinero, "no dinero reciclado, retirado a otras crisis humanitarias".

"Los pobres y vulnerables de otros desastres no deberían pagar por eso", dijo el portavoz de Oxfam Philippe Mathieu.

El director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, dijo que si la comunidad mundial cumple sus promesas, la economía haitiana podría crecer a un promedio de 8% en los próximos años, casi 50% más rápido que bajo predicciones anteriores del FMI.

"Eso es posible, pero la primera condición es tener a las autoridades haitianas realmente en asiento del conductor", dijo a periodistas.