Madrid. Dos supuestos miembros del grupo independentista vasco ETA, detenidos la semana pasada en España, recibieron adiestramiento en Venezuela en julio y agosto de 2008, según reportes judiciales conocidos este lunes.

En los documentos, el juez español Ismael Moreno dispuso su envío a prisión provisional por tenencia de explosivos y armas e integración en organización terrorista.

Aunque ni Juan Carlos Besance ni Xabier Atristain quisieron declarar este lunes ante el magistrado, el auto de la Audiencia Nacional señala, citando diligencias y declaraciones, que ambos fueron instruidos en territorio venezolano en el verano del 2008, tras haber recibido cursos de formación en Francia.

Según el documento, ambos se contactaron en Venezuela con dos personas identificadas como Arturo Cubillas y José Lorenzo Ayestaran, que son los que impartían los cursos.

El supuesto vínculo de ETA con Venezuela ya provocó un choque diplomático entre Madrid y Caracas el pasado marzo, cuando el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco acusó en un auto al Gobierno venezolano de Hugo Chávez de cooperar para que ETA y las colombianas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) colaboraran en su territorio.

En 2007, miembros de ETA fueron escoltados por un militar venezolano a un lugar en la selva, donde recibieron un curso de manejo de explosivos de integrantes de las FARC, según ese auto.

Las FARC, al igual que Euskadi Ta Askatasuna, están en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea y ambas han mantenido "relaciones coordinadas" a lo largo de su historia para "algunos de sus ilícitos objetivos", añadía ese auto.

Besance y Atristain, considerados integrantes del comando "Imanol" de ETA, fueron detenidos el pasado miércoles en una operación en la que también se localizaron 100 kilos de material explosivo.

Las detenciones se produjeron semanas después de que ETA anunciara su decisión de dejar de perpetrar atentados, un anuncio que fue recibido con escepticismo por parte de las autoridades.

ETA, que ha sufrido un gran acoso policial en los últimos años con el arresto de numerosos dirigentes, ha roto varias treguas en el pasado y tiene un historial de más de 850 muertos a sus espaldas.