Un tweet diciendo que no le encontraba la gracia al sketch de Saturday Night Live (SNL) que lo ridiculizó la noche del sábado, emitió al otro día el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.
El sketch marcó el regreso de Alec Baldwin en el papel de Trump, en la primera sátira sobre el rubio magnate que el popular programa de televisión transmite después de la elección. Baldwin había imitado a Trump en multiples oportunidades durante la campaña, logrando un gran parecido de aspecto, movimietno y acento.
El sketch de este sábado empieza con Trump recibiendo la visita de Mitt Romney, interpretado por Jason Sudeikis. Los dos se dan la mano durante un periodo incómodamente largo sin decir nada hasta que al final Romney rompe el hielo: "Esto parece que no va a resultar", ¿no es cierto?". "Yo pienso que no", le responde Trump.
La caricatura de Trump que hace Baldwin es una delicia para los opositores al presidente electo y más efectiva al pensar que el actor compite con Sean Penn el cetro a la estrella de cine más izquierdista del siglo 21. Presenta al presidente electo como un cretino pedate e ignorante y se le nota que está gozando cada segundo de su actuación, especialmente en el momento en que se le ve consultando a Google con la pregunta "¿Qué es ISIS?". Y pareciera que Baldwin va a estallar en carcajadas en medio del ataque de pánico que sufre al darse cuenta del gasto que significa construir la Muralla Prometida contra México. "¡Dos mil millas... americanas?!",exclama un aterrado Baldwin/Trump. Y de repente se tranquiliza y sonríe porque se le acaba de ocurrir una idea genial. "No te preocupes, Donald, no te preocupes", se dice, "la Hillary sigue adelante en las encuestas".
El verdadero Trump no parece haberse tomado con humor la sátira. "Fue un programa totalmente sesgado, que muestra un solo lado", reaccionó el presidente electo en un tweet este domingo. "No tuvo nada de divertido. ¿Nos dan igual tiempo a nosotros?". 
"¿Igual tiempo?", le contestó en su propia cuenta de Twitter, Alec Baldwin. "La elección se hizo, ya no hay más igual tiempo. Usted ahora trate de ser presidente y respóndale al pueblo".
Trump ya había lanzado un tweet contra SNL durante la campaña, luego de un sketch que se reía del segundo debate entre él y Hillary Clinton. En ese ataque, el entonces candidato opinó que había que "cancelar ese programa aburrido y anticuado”, mostrando que no le tiene mucho cariño a la libertad de expresión.