Río de Janeiro. Los dos hermanos dueños de la multinacional cárnica JBS, que tiene contra las cuerdas al presidente brasileño, Michel Temer, obtuvieron un lucro personal de US$49,7 millones en 2016, aunque deberán pagar una multa de US$67,1 millones, según el acuerdo cerrado con la Fiscalía dado a conocer hoy por medios locales.

     Joesley, de 45 años, y Wesley Batista, de 47 años, deberán pagar esa multa en cuotas anuales hasta junio de 2028.

Los hermanos Batista han puesto contra las cuerdas a Temer con la difusión de una conversación que tuvo Joesley con el mandatario, que escucha sin inmutarse e incluso hasta llega a consentir las diversas maniobras ilegales que le son relatadas durante ese diálogo con uno de los dueños de JBS.

     El diario Folha de Sao Paulo indicó que el lucro personal consta en las declaraciones de renta que presentaron los hermanos como personas físicas, las cuales no incluyen las ganancias del grupo empresarial como persona jurídica, y entregaron a la Fiscalía como parte del acuerdo judicial de colaboración.

     En el caso de Joesley, la multa que tendrá que pagar de US$33,6 millones es muy similar a los ingresos por valor de US$31,4 millones que declaró el año pasado, casi el doble de los US$18,3 millones declarados por Wesley.

     De acuerdo con la información que ofrecieron a las autoridades judiciales, los hermanos tenían hasta 2015 el hábito, inexplicable desde el punto de vista financiero, de guardar dinero en casa.

     Joesley mantenía "en efectivo" US$1,52 millones y su hermano, el equivalente a US$1,07 millones. En 2016, Joesley dijo que guardó en casa el equivalente a US$305.000 y Wesley US$31.000.

     Sus bienes dieron y derechos un salto espectacular en el cambio de año de 2015 a 2016: el patrimonio personal de Joesley pasó de US$160 millones a US$396 millones, mientras que el de Wesley pasó de US$125 millones a US$396 millones.

     Según declararon, los bienes y derechos experimentaron un aumento porque los hermanos asumieron operaciones comerciales que pagaron hasta por lo menos el pasado diciembre.

     Los hermanos Batista han puesto contra las cuerdas a Temer con la difusión de una conversación que tuvo Joesley con el mandatario, que escucha sin inmutarse e incluso hasta llega a consentir las diversas maniobras ilegales que le son relatadas durante ese diálogo con uno de los dueños de JBS.

     Batista dijo a la Justicia que ha pagado sobornos a Temer desde 2010 y que en los últimos años, JBS financió en forma ilegal a 1.829 políticos.