Montevideo. La esposa del mandatario de Uruguay, José Mujica, y legisladora más votada de la izquierda oficialista, Lucía Topolansky, se convertirá este viernes por poco más de dos días en la primera mujer presidenta del país debido a la ausencia del gobernante y su vicepresidente.

Topolansky, integrante de un grupo guerrillero en las décadas de 1960 y 1970 al igual que Mujica, estuvo encarcelada como el actual mandatario, con el que compartió también la clandestinidad. En el 2005 se casaron.

La senadora, de 66 años, por ser la legisladora con más adhesiones en los últimos comicios, es la tercera en la línea de sucesión de la presidencia y asumirá el puesto ante la salida del país de Mujica y del vicepresidente, Danilo Astori.

"Esto es una 'changuita' (trabajo) eventual que yo tengo (...) Si sirve para el imaginario público y abrir la posibilidad para que alguna (mujer) más joven de futuro (llegue a la presidencia), bienvenido sea", dijo Topolansky a periodistas.

Mujica viajará este viernes a España, donde según medios locales se entrevistará con empresarios y presenciará un partido de fútbol del Atlético de Madrid, donde juega el delantero uruguayo Diego Forlán.

El viaje del mandatario coincidirá con un viaje oficial del vicepresidente, quien se encuentra en Corea del Sur y regresará el domingo.

Durante su corta gestión al frente del gobierno, Topolansky tiene previsto concurrir a una presentación de orquestas militares, a una escuela agraria, a una entrega de premios y a un acto en un centro oncológico en el interior del país.