En rueda de prensa en Santaní, departamento de San Pedro, Franco fue abordado sobre las declaraciones de Diosdado Cabello, quien en la víspera indicó que el Legislativo de su país “no es el Congreso paraguayo” y que él “no es Franco”.

“Es lógico, y también doy gracias que Federico no es Diosdado. Nosotros no actuamos como marionetas”, respondió el gobernante paraguayo al salir al paso de las acusaciones de golpe.

Franco ratificó que su asunción al cargo, en junio del 2011, se dio conforme a la Constitución paraguaya, por sucesión en el poder.

“Acá existe un Congreso que decidió el juicio político (a Fernando Lugo). Y la única persona que puede sustituir al Presidente inmediatamente es el Vicepresidente”, refirió.

Descalificó los criterios de Venezuela para hablar de golpe de Estado en Paraguay.

“El Congreso de Paraguay es un congreso de hombres y mujeres libres, a diferencia de la mayoría del Congreso venezolano”, sostuvo por su parte el canciller paraguayo, José Félix Fernández.

El ministro ratificó la legalidad del proceso por el cual Franco accedió al poder. “El presidente fue ungido en comicios libres”, refirió.

Sobre la crisis política en Venezuela, genera con la “asunción” de Hugo Chávez sin que esté presente en Caracas, Fernández indicó que se deben respetar las leyes. “Siempre preconizamos el respeto irrestricto a las leyes”, sostuvo.

El canciller aclaró que el Paraguay respeta la autodeterminación de los pueblos, pero “en la medida en que se respete eso para nuestro país, nosotros vamos a respetar”.

Finalmente, el presidente Franco deseó nuevamente una pronta recuperación a su homólogo venezolano.

“Como cristiano, le deseo que el señor Chávez tenga una pronta recuperación. Le bendigo y le mando mis mejores deseos”, refirió.