Quito, Andina. El vicecanciller de Ecuador, Kintto Lucas, aseguró que la presentación de la carta náutica a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) resulta ajena al contencioso jurídico de Perú y Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para fijar el límite marítimo.

Lucas, sin embargo, aclaró que "si en algún tipo de declaración nos vemos afectados en nuestra posición histórica, podríamos tomar otro camino", según informa La Tercera, que cita a la agencia Efe.

Según informó la página web del ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador, el vicecanciller dijo que el documento incluye únicamente los límites marítimos con Perú.

En tal sentido, aclaró que la carta náutica presentada en la víspera a las Naciones Unidas no significa una intervención ecuatoriana en el conflicto jurídico para establecer la delimitación marítima entre Perú y Chile.

La carta náutica incluye los límites marítimos con Perú, “es una demarcación que responde a los intereses del Ecuador”, subrayó, informa la agencia peruana Andina.

"Nosotros marcamos y establecimos nuestra carta náutica. Estábamos esperando el momento adecuado para presentarla en Naciones Unidas, son los límites marítimos de Ecuador", manifestó Lucas.

El ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa, Homero Arellano, aclaró que el documento fue entregado con los protocolos y procedimientos necesarios del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración.

Indicó que la cartografía náutica es la expresión física de los acuerdos sobre los cuales se ejerce la soberanía, tras recordar que con el Perú existen acuerdos anteriores. "No hay una falta de delimitación, están claramente determinados", reiteró.

En ese sentido recordó que la carta náutica ecuatoriana especifica los límites marítimos con Perú, fundamentados en los acuerdos pesqueros firmados en 1952 y 1954.

Ante el juicio en La Haya, Chile sostiene que los tratados firmados entre los tres países en 1952 y 1954 ya delimitaron las fronteras marítimas, mientras que Perú argumenta que esos tratados se refieren sólo a acuerdos pesqueros.

La importancia de la carta náutica ecuatoriana, entonces, radica en que, en el documento, Quito establece que sus límites marítimos con Perú están definidos, y que se basaron en los tratados del 52 y 54, algo que va en la línea de lo que defiende Chile.