Los periodistas autores del libro El Gran Hermano, Juan Carlos Calderón y Christian Zurita contestaron las demandas de daño moral que el presidente Rafael Correa, y la ministra de Transporte y Obras Públicas, María de los Ángeles Duarte, les iniciaron y que suman US$10,5 millones.

En el juicio, los autores respondieron con una contrademanda y solicitan el pago de US$400 mil. Basan su posición en los “actos y expresiones graves e ilícitas” de Correa, que “han provocado odio contra nosotros; él es el responsable de una persecución llena de insultos, amenazas, maltratos y enjuiciamientos por distintos funcionarios del Gobierno, entre ellos, el secretario de Comunicación, Fernando Alvarado; el secretario Jurídico de la Presidencia, Alexis Mera; el exsecretario particular, Galo Mora; y la ministra Duarte”.

Sustento de demanda. Correa aseguró en el juicio que el pedido de reparación de daño moral se sustentó en las falsas, maliciosas y temerarias afirmaciones.

“Públicamente se me injuria y calumnia, causándome una gran humillación, grave aflicción social y moral y desprestigio frente a todos los ecuatorianos y lectores en general, lo que me causa gran sufrimiento, angustia y dolor, las falsedades vertidas deterioran mi buen desempeño de mis labores sociales y laborales”.

Calderón y Zurita respondieron que ningún juez ha declarado en sentencia la falsedad del libro, ni los documentos públicos que sirvieron de soporte. “Un libro no puede ser declarado malicioso. Esto lo reserva la ley para las denuncias o acusaciones particulares presentadas en juicio penal”, explican.

Calderón y Zurita respondieron que ningún juez ha declarado en sentencia la falsedad del libro, ni los documentos públicos que sirvieron de soporte.

Agregan que su contestación no es “ese colector de adjetivos, insultos, agresiones y degradaciones que es la demanda propuesta en nuestra contra”.

La respuesta desmenuza la denuncia de Gutemberg Vera, abogado del mandatario. Establece que el juicio debe circunscribirse a determinar si los cinco párrafos expresados en la demanda constituyen un acto que ha provocado en Correa sufrimientos físicos o síquicos.

Posición de abogado de periodistas. Ramiro Aguilar, abogado de los periodistas, dice que el Código Civil puede calificar como daño moral aquello que tiene por causa hechos graves, “caso contrario, se abriría la puerta a que se inunden los órganos judiciales de demandas por indemnizaciones y convertir la reparación por daño moral en una fuente indebida de lucro o en filón de enriquecimiento".

Por eso se plantea que existe un “abuso del derecho por parte de Rafael Correa, quien busca con esta acción enriquecerse utilizando a la justicia y no hacer justicia”. Según la defensa, con su demanda Duarte busca sumarse a la persecución contra los autores del libro.