Mientras las relaciones diplomáticas con Estados Unidos permanecen congeladas, tras la expulsión de la embajadora Heather Hodges por las revelaciones de Wikileaks, el gobierno ecuatoriano avanza en la consolidación de los vínculos con Irán.

Este miércoles y jueves se realizará en Quito la segunda reunión bilateral con el país islámico, para concretar acuerdos de cooperación en áreas estratégicas.

La cita se iniciará en el ministerio de Relaciones Exteriores con la instalación de cinco mesas de trabajo en donde se revisará la cooperación económica, comercial, bancaria, financiera e inversiones, entre otros temas.

La cooperación energética será uno de los puntos centrales del encuentro bilateral.

El ministro de Electricidad y Energía Renovable, Esteban Albornoz, fue delegado por el gobierno para que emita el discurso inaugural y la bienvenida a los delegados iraníes.

La Cancillería no proporcionó detalles del encuentro de este miércoles, pero funcionarios aseguraron que no obedece al distanciamiento con el gobierno de Barack Obama.

Interés en relaciones con EE.UU. Este martes el canciller Ricardo Patiño se reunió con el ex embajador de Ecuador en EE.UU., Luis Gallegos, quien en reciprocidad a la decisión del gobierno ecuatoriano también fue expulsado de la representación diplomática en Washington.

Patiño dijo que el gobierno pretende seguir manteniendo relaciones con Estados Unidos porque es “un país política y económicamente importante a nivel internacional y nosotros queremos sostener las relaciones de la mejor manera”.

Aunque hace una semana, Patiño minimizó la decisión del Departamento de Estado de suspender indefinidamente el diálogo bilateral con Ecuador, pues manifestó que existen más de 180 países en el mundo con quienes el gobierno puede mantener el diálogo.

El canciller reveló que el viernes 15 de abril llamó al representante del presidente Obama en América Latina, Arturo Valenzuela, para expresarle el interés del Ecuador por mantener una relación “fluida y amistosa” con Washington.

“Tuvo la gentileza de devolverme la llamada el sábado a saludarme, porque estaba operado y durante un diálogo de 35 minutos pudimos dar explicaciones de lo que cada uno de los países pensó después de la reacción de Ecuador (sobre los Wikileaks)”.

Según Patiño, existe interés de EE.UU. para continuar con el diálogo bilateral. “Me dijo el señor Valenzuela que la posición de EE.UU. no es suspender indefinidamente los diálogos, sino darse un tiempo para pensar lo que ha sucedido”.

Patiño pidió la colaboración de Gallegos por su conocimiento de la diplomacia estadounidense, para “recomponer al máximo esta relación”.