La Fiscalía General del Estado abrió una indagación previa para investigar las denuncias de supuestas aportes económicos por parte de las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) a la campaña presidencial del 2006 del actual mandatario, Rafael Correa Delgado.

Las investigaciones de oficio se fundamentan en las denuncias de varios medios de comunicación, que dan cuenta de un informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos sobre la base del contenido de los discos duros de las computadoras encontradas en el campamento donde cayó muerto uno de los jefes de las FARC, Raúl Reyes, durante una incursión armada del Ejército colombiano, en marzo del 2008.

Paralelamente, la Fiscalía dispuso la práctica de varias diligencias, entre ellas la recepción de versiones del coronel Jorge Brito y del exministro Gustavo Larrea (de Seguridad Interna y Externa).

Brito fue señalado el 10 de mayo pasado, por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés), en un informe divulgado en Londres.

“Estoy dispuesto... con los polígrafos que quieran, de organismos internacionales y nacionales que quieran, a responder si alguna vez hemos recibido 20 centavos de las FARC”. Rafael Correa.

Dicho informe señala que extractos bancarios obtenidos por las autoridades electorales de Ecuador eran “los más fuertes indicadores de que las donaciones de las FARC fueron utilizadas para sufragar gastos de la campaña (...) Esto sugiere que US$100.000 dados por las FARC a Jorge Brito (una persona cercana a Correa) el viernes 13 de octubre del 2006 fueron inmediatamente depositados en la cuenta de la campaña”.

Mientras que a Larrea lo señaló Correa, la semana pasada, asegurando que la prensa debería preguntar a Gustavo Larrea, quien fue su ministro del Interior en el 2008, sobre la supuesta relación con las FARC.

El informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos detalla además que funcionarios de la campaña presidencial de Correa buscaron financiamiento de las FARC en el 2006 y el entonces candidato estaba al tanto de estos esfuerzos que derivaron en la entrega de US$100.000. El ofrecimiento fue de US$400.000.

Según el IISS, Correa aprobó la recepción de esos fondos para su campaña.

El 11 de mayo, el mandatario dijo estar dispuesto a someterse a la prueba del polígrafo (detector de mentiras) para demostrar que no recibió dinero de la guerrilla de las FARC.