Quito. El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador dijo a la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, que el país andino buscará sostener relaciones más estrechas con Irán y otras naciones, pese a las objeciones de Washington.

Ricardo Patiño, quien por largo tiempo ha sido mano derecha del presidente izquierdista Rafael Correa, dijo que buscará inversiones en petróleo y apoyar los sectores de energía y minas con la ayuda de países como Irán, Rusia y China.

"Nosotros seguiremos impulsando nuestras relaciones internacionales en función de decisiones autónomas y soberanas", dijo Patiño este miércoles en una entrevista con Reuters, durante la cual se refirió a su reciente conversación telefónica con Clinton.

"Nosotros definimos cómo son nuestras relaciones y lamentamos si a algún otro país no le gustan las relaciones que nosotros tenemos. Pero no actuamos en función de eso", agregó.

Estados Unidos, que acusa a Irán de intentar desarrollar armas atómicas y de patrocinar al terrorismo, no ha ocultado su insatisfacción por el esfuerzo de Teherán para mejorar sus lazos con países de América Latina. La república islámica niega que desee producir un arsenal nuclear.

El 11 de diciembre, Clinton advirtió a las naciones latinoamericanas que acercarse demasiado a Irán era una "mala idea".

"Si la gente quiere coquetear con Irán, deberían fijarse en las consecuencias que habrá para ellos", señaló.

Más lejos de Chávez. Inversionistas temen que Sudamérica se esté inclinando demasiado a la izquierda bajo la influencia del presidente venezolano, Hugo Chávez, un feroz crítico de Washington que, junto a Brasil y Bolivia, recibió en noviembre al presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad.

No obstante, Patiño dijo que Ecuador no está bajo la influencia de Chávez. En lugar de eso, sostuvo que el país se está centrando en ayudar a la unificación de Sudamérica con el grupo de países de la Unasur, formado en 2008 y presidido este año por Correa.

"Tenemos que ser capaces de entender, de visualizar, de organizar una integración respetuosa de las distintas tendencias políticas que existen. Ayer fue un buen ejemplo", indicó el ministro, en referencia a una reunión en Quito, donde el bloque anunció un paquete de ayuda de 300 millones de dólares para Haití.

La Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) es vista en la región como una alternativa a la Organización de Estados Americanos (OEA), basada en Washington.

"Ecuador no está en el ámbito de Hugo Chávez. Está en el ámbito de Unasur pero no en el ámbito del señor presidente Chávez, a quien respetamos y consideramos mucho", subrayó Patiño.

Correa asumió el poder por primera vez en 2007 y sigue siendo un líder popular, pese a la crisis económica del año pasado y a la escasez de energía eléctrica producto de sequías, que ha llevado a frecuentes cortes.

La inversión en el país miembro de la OPEP resultó afectada debido a que el gobierno insiste en renegociar los contratos petroleros con grandes compañías extranjeras, en un intento por aumentar el control del Estado sobre el sector.

Correa produjo antipatía en los mercados en 2008 cuando anunció la cesación de pagos de US$3.200 millones de bonos globales. Su gobierno tenía el dinero para cumplir con sus obligaciones, pero decidió llevar adelante una auditoría de sobre la deuda, encabezada por Patiño, que llamó a los bonos "ilegítimos".