Quito. El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, confirmó este miércoles la realización este jueves de una reunión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en Montevideo, para tratar las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela.

"Cancilleres de Unasur nos reuniremos mañana (jueves) en Montevideo para analizar decisión de (Barack) Obama sobre Venezuela. La cuna del Libertador (Simón Bolívar) se respeta", escribió Patiño en su cuenta de Twitter.

La celebración de la reunión fue anunciada la víspera por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien adelantó que los cancilleres prepararán una cumbre de jefes de Estado del bloque regional para la próxima semana.

Correa afirmó que en la cumbre los presidentes "daremos la respuesta correspondiente a esta grotesca, ilegal, descarada, inaudita, injustificada, injerencia de Estados Unidos en asuntos internos de Venezuela".

El gobernante se refirió a la orden ejecutiva que emitió el lunes el presidente estadounidense Barack Obama, en la que declara a Venezuela "una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos".

La medida impone también sanciones adicionales a siete funcionarios de Venezuela por supuestos abusos a los derechos humanos y corrupción.

Según Correa, "es gravísimo lo que ha sucedido" y señaló que las acciones de Washington son  "para que nadie se atreva a colaborar con el gobierno de Venezuela".

Además, dijo que se busca generar temor en la gente ante el fracaso de la oposición que ha tratado desde inicios de 2014 "por métodos violentos y boicot económico" desestabilizar al gobierno venezolano de Nicolás Maduro, y no lo ha logrado.

Las medidas de la administración de Obama deben ser rechazadas por todos, incluidos los norteamericanos, agregó tras anotar que con esto Estados Unidos pierde "legitimidad".

"Esto atenta, es ilegal, rompe la Carta Interamericana (de Derechos Humanos), está interfiriendo en asuntos internos de Venezuela, rompe todo, esto no es un medida de derecho, es una medida de hecho", sostuvo.

La Unasur, que tiene su sede en Quito, también dejó en claro esta semana que no permitirá intervenciones extranjeras en Venezuela, y llamó a Washington y Caracas a buscar la forma de regularizar sus relaciones a partir del respeto a la soberanía venezolana.

"Los venezolanos y solo ellos deben encontrar los caminos para salir de esta encrucijada sin arriesgar ni la paz ni la democracia", señaló la víspera el bloque regional en un comunicado.

Asimismo, dijo que "no es una buena señal que precisamente, antes de la Cumbre de las Américas y cuando nos aprestábamos a celebrar el regreso de Cuba a este escenario, los Estados Unidos intervengan unilateralmente en los asuntos internos de Venezuela".