Quito. Ecuador criticó este jueves a la Organización de Estados Americanos (OEA) por accerder precipitadamente a un pedido de sesión por parte de Colombia para tratar una presunta existencia de grupos guerrilleros en territorio venezolano, en medio de una tensión diplomática.

Quito había pedido la postergación de la sesión, que avivó los roces entre Caracas y Bogotá y terminó con la ruptura de sus relaciones diplomáticas, para consultar a los países miembros por la delicadeza de los temas a tratarse.

"Insisto, en el escrito (carta enviada por el Gobierno de Ecuador al secretario de la OEA) yo le dije que no se debe tratar esto de forma precipitada, pero cambiemos precipitada por irresponsable. Esto es no tener cuidado en lo que está pasando en la región", dijo a periodistas el Canciller Ricardo Patiño.

"Lamentablemente quien estaba llamado para evitar esto (ruptura de relaciones diplomáticas) y quien estuvo advertido de lo que podía producirse no cumplió con su deber. Ese señor es el secretario general de la OEA (José Miguel Insulza)", agregó Patiño.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció este jueves la ruptura de los lazos con Bogotá al recibir acusaciones de que resguardaba a grupos guerrilleros en su territorio y tras un pedido de Colombia en la OEA para que se envíe una misión internacional para corroborar la existencia de campamentos rebeldes.

El anuncio de Chávez fue calificado por el Gobierno colombiano como un "error histórico".

No es la primera vez que los vecinos que comparten una frontera terrestre de unos de 2.000 kilómetros están frente a la ruptura de relaciones, ya caldeadas desde 2009, cuando Chávez ordenó "congelar" el comercio bilateral como rechazo a la ampliación de un acuerdo militar entre Bogotá y Washington.