Quito. Ecuador declaró en emergencia este martes a su colapsado sistema penitenciario, en un intento del gobierno por mejorar la infraestructura de los centros y garantizar buenas condiciones para las personas que cumplen condenas en ellos.

El ministerio de Justicia anunció que con la declaratoria invertirá unos US$40 millones en el mejoramiento de infraestructura de los 25 centros carcelarios que tiene el país y que albergan a unos 16.000 reos.

"En este momento tenemos un hacinamiento del 93% considerado por el número de camas (existentes en los centros)", dijo el ministro de Justicia, José Serrano, a periodistas.

Las autoridades dijeron además que construirán unos cuatro nuevos centros de rehabilitación regional cuya edificación iniciará en 2011.

"En diciembre del 2012 deberán estar concluidos los cuatro nuevos centros", agregó el funcionario.

Varias de las cárceles de la nación han reportado en numerosas ocasiones la fuga de reos debido a la reducida vigilancia con la que cuentan sus instalaciones.

El país andino atraviesa por un momento de inseguridad que ha obligado a las autoridades a fortalecer a sus instituciones de vigilancia y a restringir la libre venta y consumo de bebidas alcohólicas en horarios y días específicos.